El mega-kung fu de Dragon tiger gate

Aquí estamos de nuevo con el tema de esta semana, que es el de películas que nos impactaron en algún pasado Festival de Sitges; esta vez con un poco de puras artes marciales, como no, desde su país más común: Hong Kong. Dragon tiger gate es una de las películas de Donnie Yen en la que da los golpes más fuertes que nunca, y aunque represente una historia clásica, su ejecución y estilo son muy modernos. De nuevo nos encontramos delante de un live action movie sacado de un manga poco conocido (al menos en Europa).

Dragon tiger gate
Donnie Yen

La historia es la de dos hermanos que son separados de pequeños, uno de ellos acaba en una escuela dónde enseñan artes marciales a todo el que lo necesite y las vaya a usar bien (Tigre), y el otro acaba como guardaespaldas de una mafia (Dragón). Por casualidades del destino se llegan a encontrar enfrentados en una lucha y no se dan cuenta, hasta más tarde que son hermanos. Detrás de todas las mafias hay un malvado con aspecto de monstruo que domina la pagoda negra; él hace acabar con los miembros de la banda en la que trabaja Dragón por no haber obedecido sus órdenes, y después va a la escuela a acabar con sus dueños por haberle robado una pieza importante; así consigue matar al jefe de la banda y al maestro de la escuela, dejando también muy débiles a los hermanos y a su compañero Turbo. Gracias a artes místicas se curarán y obtendrán más poder para poder enfrentarse todos juntos contra el villano.

El principio de la película es espectacular, casi sin saber de qué trata o quién es quien, nos encontramos en una pelea multitudinaria espectacular, y se pasa el primer cuarto de hora de pelea en pelea, para que todos los personajes principales se lleguen a conocer, pero cuando ya está todo listo para empezar la trama, el ritmo de la película cae en picado con flashbacks, escenas románticas, etc. Y pierde todo su ritmo de golpe, por suerte esta parte sólo dura una media hora, para luego saltar de golpe otra vez y no de mostrarnos peleas y la historia (pero a un ritmo mucho mejor) hasta el final.

Nos encontramos con unos escenarios de colores muy vivos o muy oscuros, pero en todo caso, alejados de la realidad, más típicos de un cómic que de una película. Y lo más impresionante son sobretodo las peleas, no sólo porque estén dirigidas por el mismo Donnie Yen y tengan unas coreografías casi perfectas, sobretodo en las peleas multitudinarias con muchísimos implicados, sino que aun van más allá, combinando un buen cableado que permite unas acrobacias imposibles, golpes extremadamente fuertes que pueden lanzar a alguien 5 metros atrás, poderes místicos aplicados en los puñetazos o patadas o la destrucción masiva de los escenarios como si se tratara de un videojuego de lucha.

Dragon tiger gate
Nicholas Tse

Sin embargo, como ya hemos dicho, la parte de en medio con toda la trama más sentimental, pierde este espíritu y se hace un poco difícil de digerir para la gente que haya ido a ver una película de este estilo (por suerte es la parte de menor duración), también creemos que para evitar esto un poco, hay una buena parte de la historia de la que no nos enteramos, como quién es el villano, de dónde salen la pagoda negra, etc.

La película busca el puro entretenimiento y espectáculo, intenta dar un paso adelante dentro del cine de artes marciales y ofrecer una visión de las luchas como pocas veces se había hecho, llevando el género a la modernidad y buscando la espectacularidad máxima (intentando parecerse luchas como las de Dragon Ball). El estilo es bastante cuidado, y aunque parezca algo casual, se ve muy moderno y distópico, sobretodo en el diseño de personajes, con sus ropas juveniles y sus peinados ultra-fashion.

Dragon tiger gate
Shawn Yue

Técnicamente, la película no tiene nada de malo, sobretodo con una fotografía muy personal en algunos momentos en que quiere distinguir unos sentimientos muy profundos, y un movimiento de cámara perfecto en las luchas, sobretodo en las que tienen más de un frente y se desarrollan en distintos puntos del escenario.

En cuanto a su equipo, el director es Wilson Yip, director de la saga IP Man y de Sja Po Lang, pero el peso de la película lo lleva Donnie Yen como director de las escenas de acción. Los actores son expertos en artes marciales: Donnie Yen (Siete espadas, Wuxia) uno de los actuales actores de artes marciales con mayor nombre y uno de nuestros favoritos a la hora de luchar (no tanto a la de actuar); Nicholas Tse (Shaolin, New police story) y Shawn Yue (Infernal affaire, Reign of assassins), además de alguien especial: Wah Yuen (con más de 160 películas de artes marciales y habitual de la Shaw brothers) como el maestro (que es lo que es en realidad).

En definitiva, una película de artes marciales bastante típica, pero con unas luchas que van hacia el extremismo más manga (muy irreal, pero impresionante), con alguna parte un poco floja, pero que es puro espectáculo.

  • Lo mejor de la película:

Las luchas de más de diez minutos y con más de 50 personas involucradas.

  • Lo peor de la película:

Todo el rollo de los hermanos cuando eran pequeños, no era necesario.

2 thoughts on “El mega-kung fu de Dragon tiger gate

    1. Si te gusta Donnie Yen y las artes marciales, seguro que te impresionará la película; no busques estilos clásicos ni realismo, es tan sólo puro espectáculo.
      Además la deberías poder encontrar doblada al español (si quieres).

      Muchas gracias por leernos, iremos colgando más del mismo estilo, seguro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *