El thriller de los vendedores de peces Cold fish

coldfish

Cuando os digamos que hemos visto otra película de la Sushi Typhoon, es verdad y muchos se emocionarán y buscarán una superproducción extrema, gamberra y delirante; sin embargo, esta vez nos llega des de Japón un thriller también extremo, pero menos gamberro y mucho más crudo; Cold Fish es una producción un poco distinta l camino que estaba tomando Sushi Typhoon, pero no por eso decepcionará a los fans del cine extremo.

La historia es sobre un tipo normal, propietario de una tienda de peces y con una hija y una segunda mujer; un día debido al azar se ve involucrado con otro propietario de una tienda de peces, pero muy distinto a él, un hombre poderoso e influyente que disfruta de la vida y que cree que puede hacer lo que quiera. Enseguida se encuentra en una situación que nunca hubiera esperado y junto a su nuevo socio debe cometer algunos delitos mayores. Eso le hace experimentar lo que muchos llaman metafóricamente un descenso a los infiernos y llegar a la locura absoluta cambiando completamente su forma de ser.

Cold fish
El poder y la sumisión

La película empieza como una historia realista y un poco dramática, reflejo de la cultura nipona, pero a los pocos minutos aparece un personaje que eclipsa al resto, sólo con su forma de actuar, de hablar o de moverse ya acapara toda la atención del espectador, el cual a partir de aquí puede imaginarse lo que pasará. Durante la primera media hora sólo podemos ver una introducción a los personajes que conformarán la historia, pero luego de golpe nos golpea la tensión y el extremismo de esta obra, de una forma impactante y sin un acercamiento gradual. A cada minuto que pasa nos vamos metiendo más en la piel del protagonista y la historia se vuelve más violenta y extrema, hasta el final dónde llega un punto que pensamos que ya ha acabado todo y no puede pasar nada más, y la película aun se alarga media hora más de pura agonía. El argumento nos enseña sobretodo el carácter sumiso del hombre medio que nunca ha conseguido nada grande en la vida, y sus ganas de salir de la monotonía al precio que sea, pero también el miedo que tiene al salir de esta monotonía y que daría lo que fuera para volver a ella. Lo más importante es la erótica del poder, quien tiene poder y se lo cree, puede conseguirlo todo.

Cold fish
Makoto Ashikawa

El director de esta obra es Sion Sono, que pudimos ver en películas como Suicide club o Love exposure y en breve veremos en Guilty of romance; podemos decir que ésta es su mejor película hasta el momento, con la que alcanzó su máxima popularidad y se dio a conocer como director extremo; nos ofrece un ambiente realista y sin artificios, ni efectos especiales ni maquillajes espectaculares, tan solo una historia (no demasiado complicada) bien contada y con su toque personal; con una fotografía y una cámara imperfectas expresamente y sin siquiera adornarla con música, tan solo en algunos momentos puntuales en los que sabe que le dará un añadido necesario a las imágenes, y sin duda acierta en su elección. El extremismo de la cinta viene dado por la crudeza de algunas imágenes y por su parecido a la realidad, que nos hace pensar que esto podría estar pasando en cualquier parte del mundo.

Básicamente dos actores sostienen toda la película: Makoto Ashikawa que pudimos ver en diversas películas con Takeshi Kitano, Vioent cop, Boiling point, Zatoichi y que hace perfectamente su papel pasando de persona tranquila y nula a volverse completamente loco; y Denden más conocido por sus apariciones en doramas y que desde el principio tiene un papel clave y hace que no perdamos el interés en él en ningún momento, a veces sobreactuando bastante.

En definitiva, una obra extrema y llena de tensión, con un humor negro muy difícil de apreciar y un argumento poco trabajado, pero con un trabajo de dirección estupendo que nos hará creernos y vivir en nuestra propia piel todo lo que está pasando.

  • Lo mejor de la película:

La evolución del protagonista, muy bien interpretada por Ashikawa.

Los cambios de tensión (pero no de ritmo) que hasta nos pueden poner nerviosos al verla.

  • Lo peor de la película:

Quizás al final se alarga un poco más de lo necesario, sin embargo consigue mantener la tensión y completar la historia.

Que nos engañen con el sello Sushi Typhoon, aunque os aseguro que no decepciona.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *