Las maravillas de Sion Sono en Love exposure

Love exposure

La película de hoy es algo bastante especial, se trata de una película japonesa extrema, aunque no uno de esos splatters a los que ya os tenemos acostumbrados, sino algo bastante diferente. Os estamos hablando de Love exposure de Sion Sono, la que dicen que es la primera parte de la trilogía del odio, formada por ésta, Cold fish y Guilty of romance, sin ninguna relación entre ellas, más que las extrañas relaciones amorosas que nos muestran; sí ésta también es una historia de amor en realidad, la bonita historia entre un pervertido y una punk anti-hombres; muy difícil de encajar dentro de un solo género porque en sus 4 horas de duración pasa de todo y vamos saltando de una género a otro pasando por romance, artes marciales, drama, acción… pero sobretodo es una visión muy personal y diferente sobre la religión, el sexo y algo de filosofía.

Love exposure
Practicando el Tosatsu

Es difícil contaros toda la historia, ya que es un entresijo de historias y personajes que van sucediendo y acaban mezclándose entre ellas, pero lo intentaremos. Yu es un joven al que se le muere la madre y su padre se interna en un convento para ser cura; Yu vive en la fe cristiana, siendo buena persona y reservándose para una mujer que sea como la virgen María, hasta que su padre tiene un desliz y se lía con una mujer; ningún problema hasta que ella se cansa y los deja solos, el padre se vuelve huraño y obliga a Yu a confesar sus pecados cada día, lo que le lleva a cometer pecados a propósito para poder confesarlos; así acaba de aprendiz de un pervertido que le enseña el arte de fotografiar bragas de chicas sin ser visto (el Tosatsu). Yu se lo toma en serio y así puede pecar y a la vez buscar a la chica de su vida. Acaba convirtiéndose en el mayor experto hasta que vuelve la amada de su padre con una hija, de la cual Yu se enamora sin saber quien es (se vuelve su María); ella también se enamora de él, pero cuando estaba disfrazado de chica, por lo que no sabe quien es, ni le importa que sea un chico (dado su odio por éstos a causa de los abusos de su padre). Va pasando la vida de los dos siendo casi hermanos y con esa relación medio-platónica, hasta que se mete en medio la captadora de una secta religiosa que quiere convertir a esa familia, que lo sabe todo sobre ellos y hace quedar fatal a Yu para llevarse al resto. A partir de aquí, Yu hará lo que sea para recuperar a su amada, y lo que sea pueden ser muchas cosas…

En teoría la película está dividida en cuatro partes muy desiguales, pero en realidad, como si no, no hemos acabado de entender esta división; lo que sí que es verdad es que tenemos una estructura algo caótica, pero perfectamente entendible y que hace la película algo más atractiva. Nos encanta la primera parte, dónde hay un solo personaje (Yu) que se intenta buscar la vida y que no para de meterse en líos, una gamberrada de las gordas, pero con un trasfondo detrás para luego poder continuar con la historia, poder meter más personajes, cada uno con su propia historia, contándonos todos los trasfondos de cada uno de ellos, incluso de los secundarios y creando unos encuentros bastante peculiares para que las relaciones entre ellos no sean lineales y vulgares, sino que se lo tengan que trabajar mucho para conseguir lo que quieren.

Love exposure
Yoko, la punk

La película mezcla muy bien casi todos los géneros posibles: humor (cuando van fotografiando las bragas de las chicas), acción (aprendiendo kung fu para sacar las fotos y con otras muchas luchas), drama (sobretodos en el final y las escenas de separación), romance (más por parte de él que de nadie más), sexo (con algunas escenas muy sensuales, incluso lésbicas), surrealismo (con las escenas de sueños)… y enseñándonos en todo momento, mucho gamberrismo, burla, humillación y algo de reflexión (aunque sin pasarse). Siempre con una fotografía muy digna y con una producción que no usa ningún tipo de efectos especiales, visuales ni de maquillaje, pero que tampoco los necesita, creando algo muy irónico y artificial sin recurrir a recursos fáciles; usando siempre el mismo tipo de música: el bolero de Ravel para toda la primera parte, dando una sensación de desubicación, algunos cánticos religiosos para los momentos más místicos y algo de música más dura para las escenas de acción y presentar el personaje de la punk; pero sobretodo, siguiendo el mismo hilo conductor, tanto en música como en imagen durante toda la película, sin perderse ni un momento.

Podemos aseguraros que las 4 horas de duración no se hacen nada largas, ya que siempre están sucediendo cosas interesantes y cambiando de historias para mantener el interés, con un guión muy bien trabajado y unos personajes muy definidos (aunque sean un poco exagerados).

Love exposure
MIs Scorpion y sus secuaces

El director ha sido Sion Sono (Suicide club, Cold fish), que aunque últimamente se esté decantando por el cine de autor con películas como Himizu o The land of hope (esas que no nos dicen nada nuevo); sabemos que en realidad siempre ha sido un gamberro, miembro de la Sushi Typhoon y que está a punto de regresar a éste género.

Los actores, aunque muy jóvenes, creemos que aquí están sensacionales, al menos los dos principales: Takahiro Nishijima y Hikari Mitsushima, ambos bastante inexpertos y más dados al sector televisivo, pero que aquí consiguen unas actuaciones exageradas como para cubrir una película gamberra, pero con grandes cambios de registro en ella, demostrando su valía.

En definitiva, aunque a primeras nos pueda parecer una película larga y filosófica, os la recomendamos encarecidamente; veréis que en poco tiempo se convierte en algo gamberro y lleno de sentido del humor, manteniendo el mensaje, pero haciéndolo divertido y ameno, buscando un surrealismo que sólo los japoneses nos saben enseñar y mostrándonos algunas de las perversiones de ese país.

Nos atrevemos a decir que podría considerarse el equivalente nipón a La naranja mecánica, con sus muchísimas diferencias claro está, pero las sensaciones que nos han producido nos han recordado bastante.

  • Lo mejor de la película:

Las escenas de kung fu Tosatsu son dignas de la mente más bizarra.

  • Lo peor de la película:

Quizás haya algún momento más aburrido, pero como está al principio, casi ni nos enteramos.

2 thoughts on “Las maravillas de Sion Sono en Love exposure

  1. Me encantó esta película ^^ y es verdad lo de que las partes más gamberras son de lo mejor de la misma, Sono es que es muy bueno.

    Por otro lado las partes más románticas de los dos protagonistas, drama incluido, me parecieron de lo mejorcito. Creo que como forma parte de lo mismo en plan: “pasan por todo esto para…” tiene mucho más valor lo que viven y como se acaba desencadenando todo. (no sé si me explico? 😛 es por no decir nada muy así que incite a Spoiler).

    Y secundo lo de que Sono haga más pelis con sus colegas de la Sushi Typhoon jajaja yo lo último que vi fue lo del trailer donde sale la niña “surfeando” la ola de sangre… ¡muchas ganas! xD

    1. La verdad es que es una película muy redonda toda ella, lo que más me gusta es la forma de narración para una historia que tampoco es tan original, pero que entre cómo te la hace ver y todos los extras inesperados que va metiendo en medio, la hace algo especial.

      La Sushi Typhoon no funcionó y de momento está muerta, no sabemos si algún día podrá a volver a deleitarnos; pero Sion Sono tiene en marcha otra película gamberra en estos momentos llamada Why don’t you play hell? al menos por el trailer parece otra de sus maravillas, aquí te lo dejo para que lo veas: https://www.youtube.com/watch?v=Jh7ObWB5o3k

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *