Gangnam blues, otra de mafias coreanas

Gangnam blues

Una de las mejores películas coreanas que hemos visto este año ha sido Gangnam blues 1970, al menos en lo referente a thrillers, ya que ha habido alguna más divertida o de época que nos ha encantado. La película nos cuenta una situación histórica real, la urbanización de la zona de Gangnam y su anexión a la ciudad de Seoul; todo bastante exagerado y lleno de violencia, pero queremos suponer que con una base real o verosímil que es la de la corrupción y tomas de poder de los políticos, empresas y mafias ya las relaciones entre todos ellos. La verdad es que nos ha parecido una película más interesante por su buena realización que por la trama política que nos cuenta, pero consideramos que es bastante digna de ser vista.

gangnam blues
Un principio muy prometedor

La trama se centra en dos chicos pobres que malviven recogiendo basura, hasta que tiran al suelo su chabola y se quedan sin ningún sitio dónde ir y con problemas con la mafia; por suerte, el jefe de esa banda decide usarlos para un trabajo de destrozar una sede de un partido político, y así es como uno de los dos se acaba quedando en la banda, pero el otro desaparece sin dar ninguna señal de dónde está. El que se queda con la banda, en seguida congenia con el jefe, tanto es así que le acaba salvando la vida, pero con la mala suerte de que queda tocado de la pierna y tiene que dejar el mundo del hampa; se deshace de toda su banda, pero sigue acogiendo al chico, intentando proporcionarle una vida honrada, pero éste se une a otra banda, con la que va haciendo sus trapicheos y se llega a involucrar con una mujer que lo mete en una trama de compra venta de terrenos en Gangnam, la misma en la que están involucrados todos los políticos y grandes empresas a la espera de la recalificación de terrenos y nombramiento de la zona como parte de la capital. Así, cada vez se va metiendo en más líos, hasta que un día, por casualidad, encuentra a su amigo metido en otra de las bandas y juntos planificarán acabar con todos los jefes involucrados y hacerse con los terrenos, el dinero y el poder.

Cómo podréis comprobar, toda la trama tiene un trasfondo bastante político, de corrupción, trapicheos, pisotear al ciudadano de a pie, etc. basado en el 1970, pero podríamos decir que bastante vigente en la actualidad. A nosotros no nos acaba de gustar este tipo de cine, pero aquí se lo han acabado montando muy bien al mezclar toda la trama política, con las mafias que utilizan para sus trapicheos (y todas las peleas y asesinatos que eso conlleva) y con la historia de los dos chicos (que sin duda es lo que le da a la película un toque de diferenciación y la lleva a ser algo más).

Toda la película está rodada con un tono bastante oscuro, denotando pobreza y gente sin nada en la vida, pero con una fotografía de gran calidad y, sobretodo nos ha encantado la música, tanto de ambiente (muy adecuada en cada momento), como las canciones que van sonando y cantando en distintas ocasiones, creemos que le da un toque de calidad y detallismo que pocas películas tienen actualmente.

gangnam blues
La mejor escena de la película

Sin embargo, debemos decir que el ritmo es algo irregular en su primera parte, en la que van sucediendo distintas cosas, muchas veces sin que le encontremos la relación entre ellas, se nos van presentando una gran cantidad de personajes y se van urdiendo las tramas muy poco a poco, todo mezclado con alguna escena de pelea, llegando hasta a cansarnos en algún momento; pero en la última hora de película, todo cambia completamente y partimos desde cero, con un ritmo más o menos tranquilo, pero in crescendo a una aceleración constante, con una música que nos va guiando en este aumento de velocidad, y acabando en un clímax final que no se había visto en ningún momento de la película (quizás la única pelea que de verdad vale la pena en todo el metraje) y que nos hace pensar que no hemos hecho mal en aguantar hasta el final.

El director es Yoo Ha (A dirty carnaval, Once upon a time in high school), ya todo un veterano en filmar cine negro al estilo coreano, y aquí nos demuestra todo lo que sabe hacer como director, dándolo todo sin tener en cuenta que no nos haya convencido en su faceta de guionista.

Y como actores, nos han convencido los dos protagonistas de la película (que no son los dos chicos, sino uno de ellos (Lee Min-ho) y su jefe (Jung Jin-young con algo más de experiencia).

En definitiva, si os gusta el cine negro coreano de mafias y peleas a base de palos, cuchillos y hachas, creemos que os puede gustar, además está rodada con bastante buen gusto; si os va el cine algo más extremo o con tramas muy elaboradas o sorprendentes, quizás la encontráis un poco floja, pero se deja ver bien.

  • Lo mejor de la película:

La escena final y conclusión.

  • Lo peor de la película:

Nos cansa un poco toda la trama política, con tantos políticos, presidentes, cargos… quizás muy significativo en Corea, pero no aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *