Lucky key, ese humor coreano…

Lucky key

Hemos tenido la oportunidad de ver un estreno que aun no ha llegado a España, una película coreana distinta de lo que estamos acostumbrados; Lucky key es una comedia ambientada en el mundo de las mafias, en realidad un remake de Key of life, una comedia japonesa ambientada en el mundo de la yakuza, pero como no hemos visto la original y en ésta actuaba un actor que nos encanta, pues nos ha parecido estupenda. Se trata de una comedia fresca y moderna, con un humor de situación o más bien con un guión escrito con gracia, más que buscar el humor absurdo, de diálogos o físico como en muchas otras ocasiones.

Lucky key
Situaciones muy divertidas

Todo empieza cuando un asesino de altísimo nivel va a unos baños públicos a lavarse después de un trabajo, allí resbala con un jabón y cae de cabeza perdiendo el conocimiento, entonces un chico descarriado, sin oficio, dinero ni objetivos en la vida, le cambia la llave de la taquilla y se apodera de su traje, su coche y su dinero. Cuando el chico ya ah tenido suficiente y se empieza a arrepentir, se dirige al hospital para devolver las cosas, pero entonces descubre que el asesino tiene amnesia y no recuerda quien es, con lo que ha adoptado la identidad del chico, creyéndose un joven de 30 años mal vestido; así se crea un cambio de personalidades, el chico descubre la casa del asesino (que tiene una vida de lujo) y se acostumbra a ella, mientras que el asesino descubre una casa hecha polvo y un desastre de vida, pero piensa que es la suya; ayudado por la enfermera que lo recogió y en deuda con ella, empieza a trabajar en el restaurante de su madre. Las cosas se empieza  complicar, y mientras que el chico descubre que tiene bajo vigilancia a su próxima víctima y se va enamorando de ella, el asesino descubre que es un hacha con el cuchillo, triunfa en el restaurante y además empieza un trabajo como actor porque era la máxima aspiración del joven, que también poco a poco va dominando hasta ser una gran estrella. Todo se complicará al máximo cuando el asesino recobre la memoria.

Co un principio algo oscuro y confuso (una confusión a propósito, y ya veréis porqué os lo digo cuando miréis la película), seguido de un tipo de comedia situacional, sobre un tipo desgraciado y su asco de vida, parece que la película no acaba de tener un propósito, hasta que sucede el accidente y el cambio de roles, entonces nos damos cuenta de que en realidad está todo muy bien pensado y enfocado y que nos las veremos con un guión, que aunque trate un tema ya muy gastado como el cambio de roles, está muy bien trabajado y nos cuenta la historia de forma muy divertida, pero sin dejar de lado en ningún momento la calidad artística, ofreciendo una producción de presupuesto considerable y con una imagen y música mucho más que decentes.

Lucky key
Unos grandes actores

La parte del joven no es tan atractiva, consiguiendo un tipo de humor bastante estúpido y simple, además, entrando en una historia romántica de manera demasiado casual y sin ningún tipo de fuerza, incluso creo que la derivación a ese romance es demasiada, perdiendo un poco el significado principal de la película. Sin embargo, tenemos la otra parte, la del asesino con pérdida de memoria, y aquí debemos decir que aunque ya se haya visto otras veces, siempre es divertido ver a un tipo con clase hacer el ridículo, y más esforzándose por tonterías; apoyado por la gran interpretación de Yoo Hae-Jin (The pirates, Woo-chi) un actor que cada vez que lo vemos nos gusta más, y que, aunque por su apariencia siempre tenga papeles humorísticos, siempre sabe cómo dar su toque de calidad y aportar un gran valor añadido a las películas en las que participa.

Toda la imagen es muy moderna y ligera, con un ritmo bastante constante, pero para nada lento; tenemos un guión y una ejecución que hace que no te pueda aburrir en todo el metraje, entre escenas de humor, alguna de acción y otras más de romance, hace que se cree una película bastante completa que, aunque no invite a pensar o a admirar nada en concreto por ser espectacular o con un cuidado milimétrico, como producto comercial y de entretenimiento que es, cumple de sobras con su propósito y hasta supera las expectativas que pudiéramos tener, entrando la trama de mafias, etc.

En definitiva, una película para todos los públicos que consigue gustar tanto a los fans del cine coreano más radical, como al público de comedias ligeras de cualquier país. Algo divertido, con gancho y con una idea no original, pero sí bien trabajada.

  • Lo mejor de la película:

Un protagonista (el mítico perro de Woochi) que se sale en todos os aspectos.

  • Lo peor de la película:

Quizás una historia romántica a la que se le da mucha importancia y queda un poco babosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *