Memoir of a murderer, una historia de asesinos original

Memoir of a murderer

Seguimos con los thriller coreanos de estreno reciente y hoy sí que vamos con un thriller psicológico de esos que tan bien definen el cine de Corea: Memoir of a murderer. Normalmente nos alejamos bastante de este tipo de películas ya que creemos que poco aportan al cine actual, si no que más bien copian una fórmula que tiene éxito y se limitan a hacer una bonita presentación con un tema ya muy sobado y bastante predecible al final; pero ésta nos ha sorprendido, no es que sea de nuestras favoritas, pero sí que creemos que aporta algo nuevo y original, sobretodo por la perspectiva humana que nos ofrece y por saber ponernos en la mente de una persona más confundida que el propio espectador.

Memoir of a murderer
El juego del gato y el ratón

El protagonista es un hombre (aún joven) con demencia y alkzheimer debido a un accidente de tráfico que tuvo hace unos años. Su hija cuida de él, pero a veces se va sólo por ahí y se pierde sin recordar quien es ni dónde está, así que la policía local ya lo conoce y ayuda a que no le pase nada. Para intentar no olvidar lo que hace, su hija le regala una grabadora en la que ir contando todo lo que hace, pero él por su cuenta también está escribiendo un diario contando su pasado antes del accidente. Es entonces cuando, por el diario, descubrimos que antes era un asesino en serie, que se enfada por que ahora hay otro asesino en serie en la misma zona y no puede dejar que haya dos iguales en competencia. Un día, por casualidad, tiene un accidente de coche con el actual asesino, que descubre al ver un posible cadáver en su maletero; pero después de informar a la policía, le vuelve la demencia y tiene problemas para recordar lo que vio, incluso se vuelven a encontrar cuando el último empieza a salir con su hija. El protagonista quiere atraparlo cómo sea, pero ni él mismo está seguro de la verdad y la gente a la que podría recurrir también dudan de él.

Aquí sí que tenemos una película algo más intrincada, que no complicada, ya que desde el principio sabemos quién es el malo, quien el malísimo, la relación que tendrán entre ellos, que seremos espectadores del típico juego del gato y el ratón y de lo que nos encontraremos en toda la película. Lo que pasa es que la historia se complica en sobremanera para nuestro protagonista, así que si somos capaces de empalizar con él (cosa que tampoco es tan difícil) entonces sí que nos encontramos con unas situaciones peliagudas y con una historia complicada y difícil de resolver.

Memoir of a murderer
La tensión se va acumulando

Pero aquí lo más importante no es la historia en sí, sino todos los sentimientos de sus distintos protagonistas, cuando nos encontramos en unas situaciones que no son nada normales, para ninguno de ellos, y así se puede jugar con una gama de sentimientos originales y alejados del resto de películas que hemos visto, entre el asesino que no sabe realmente lo qué pasa o ha pasado, la hija que quiere cuidarlo aunque sospeche que no es una buena persona y el villano que es tan malísimo que se aprovecha como quiere de la situación de nuestro protagonista.

Además, la película juega muy bien con los giros de guión, y no lo hace con uno al final que cambie completamente el rumbo de lo que habíamos visto hasta el momento, sino que ya desde un principio te va añadiendo nuevas informaciones y te va girando la trama poco a poco para descolocarte casi sin que te enteres.

A parte de eso, pues que podemos decir de la producción en sí, como la mayoría de películas coreanas actuales, tiene una genial dirección que sabe como jugar muy bien con unas imágenes muy cuidadas que dan una ambientación especial a la película, una fotografía excelente y una música que conjuga muy bien con el resto; todo en una manera de contar la historia muy lenta pero interesante, que a veces puede llegar a aburrir o a exasperar a uno, depende de cómo os lo toméis, pero que no deja ni un momento sin descubrir cosas nuevas.

En cuanto a sus actores, nos ha convencido su protagonista Sol Kyung-Gu (Public enemy, Cold eyes) con un papelón, pero no nos ha gustado nada Kim Nam-Gil (The pirates, Pandora) un villano que parece más un joven idol guaperas puesto en la película para atraer cierto sector de público que otra cosa; y a destacar Oh Dal-Su (Oldboy, Veteran) uno de esos secundarios que están en todas partes y que se agradece no sólo de ver su cara, sino de su buena actuación.

En definitiva, un thriller psicológico de esos lentos, pero interesantes, quizás nada extremo para este blog, pero al menos con una premisa original que nos aporta unos sentimientos que no habíamos tenido con otras películas.

  • Lo mejor de la película:

Algunos de los giros argumentales el final bastante inesperados.

  • Lo peor de la película:

El actor que hace de villano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *