Memories of the sword, las espadas legendarias

Memories of the sword

Seguimos con las últimas novedades de cine asiático y esta vez nos trasladamos hasta Corea del Sur con otra de las grandes producciones del momento: Memories of the sword, una película con una historia dramática muy clásica del cine de espadas oriental, pero quizás con una estética y un enfoque mucho más actual. Siempre con sus artes marciales, su historia de venganzas y sus personajes clásicos.

Memories of the sword
Una protagonista encantadora

La historia nos traslada a la era del Goryeo, cuando había tres guerreros excepcionales que luchaban por el pueblo y representaban una gran amenaza para las clases dominantes; hasta un día en el que dos de ellos se vendieron y traicionaron al tercero, consiguiendo que matasen hasta a su familia. Unos años más tarde, la única superviviente de la carnicería, la niña, ha sido entrenada por una gran maestra en artes marciales con un único objetivo, vengar la muerte de sus padres. La chica no piensa mucho en eso, y así, un día se ve luchando en la arena para combatir al ganador, sólo por diversión; pero a causa de eso, el traidor la reconocerá e intentará acabar con ella antes de que se haga más fuerte y lo mate. Al principio ella no tendrá suficiente nivel como para derrotar a su adversario, pero gracias a la ayuda de un nuevo maestro y de un joven guerrero del que se enamora, acabará enfrentándose a su peor enemigo.

En un intento de hacer algo original, se ha buscado emular las clásicas películas de artes marciales, combinándolas con los nuevos estilos y estéticas del cine y añadiendo una parte muy dramática para no quedarse tan sólo en una película de acción. Pero la verdad es que se ha usado mucho más la parte dramática que la parte de acción, de la que sólo ha quedado el tipo de historia de venganzas y algunas luchas y escenas de acción que van rellenando el resto de la historia; convirtiéndose en algo lento y, a veces hasta pesado.

La película tiene todos los elementos más clásicos del cine de artes marciales: la aprendiza que tiene que mejorar su nivel para enfrentarse al villano, el anciano maestro, las espadas legendarias, las peleas, por supuesto… y la mayoría de las escenas nos suenan de antiguas películas, así que, como mínimo podemos decir que bebe de los clásicos; por lo que en lo que respecta a la calidad de las luchas, la estructura de la historia o la espectacularidad en cada una de las escenas, son puntos a admirar.

Memories of the sword
Grandes escenas de lucha

En cuanto a dirección y fotografía, se ha conseguido un trabajo excelente, con unas imágenes muy bien cuidadas en todo momento, unos contrastes tanto de luz como de colores envidiables (simulando el ejercicio de Hero con unos resultados algo menos espectaculares), una historia aunque clásica y con un concepto bastante típico, que llega a ser suficientemente interesante y atractiva y sobretodo unas grandes escenas de lucha, con mucho uso de cables, armas y movimientos exagerados y de fantasía. Por supuesto, todo esto no habría sido posible sin la ayuda del gran presupuesto que tiene detrás, intentando ser una de las grandes superproducciones del año en Corea.

El problema de la película yace en que su atractivo principal es la parte melodramática, adaptando todo el ritmo de la historia a la lentitud necesaria para poder hacer ésta mucho más intensa y así pierde mucha fuerza, aunque con eso consigue llegar a un público seguramente mucho más multitudinario en su país que el de los fans de las artes marciales, pero perdiendo hasta la garra que habría tenido que tener la lucha final, que se queda en algo bonito y ya está.

Tampoco los personajes ayudan mucho y, aunque los personajes sean muy clásicos y celebrables (tanto la joven heroína, como el malvado villano o el maestro), no se les da la personalidad o profundidad que requerirían para convertirse en carismáticos, y los actores que los interpretan, tampoco ayudan demasiado.

En definitiva, una película visualmente muy atractiva, tanto en la belleza de sus escenas, como en sus momentos de acción; pero no la miréis pensando que tendréis una película de artes marciales, más bien es un drama con escenas de lucha para decorarla.

  • Lo mejor de la película:

La verdad es que hemos disfrutado bastante con su fotografía.

  • Lo peor de la película:

No tragamos la actuación de Jeon Do-Yeon (la maestra).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *