Por un puñado de rupias, curry western con Chiranjeevi

Por un puñado de rupias

Gracias a la colección Trash-o-rama en colaboración con el Festival Nits de Cinema Oriental, hemos podido ver otra película de ese gran ídolo del cine de Tollywood que es Chiranjeevi, también una gran representante del curry-western en clave de humor, todo relacionado con el libro Wild Wild East que ha publicado este año Les nits de Cinema Oriental. La película es Por un puñado de rupias (Kodama Simham) y por supuesto no es un Bollywood con un gran presupuesto, lleno de estrellas y espectáculo, sino que se trata de una película muy humilde, casi sin efectos especiales pero con una gran inventiva, mucho plagio y acción y humor sin parar. Mezcla de acción, western, aventura y baile, ofrece muchos momentos inolvidables.

Por un puñado de rupias
Chiranjeevi en el oeste

La historia empieza con un gran cazarecompensas, duro y galán y que se gana la vida muy bien además de ayudar a los débiles. Se encuentra en un pueblo dónde desmantela una red de juego con trampas y otra de trata de blancas, y por eso, los malos van a su casa a por su familia; es entonces, antes de que su padre muera, que se entera que sus padres son otros y decide ir a buscarlos. Después de un poco de investigación, de tener que partir algunas caras por el camino e incluso de acabar en las manos de una tribu de indígenas, acaba encontrando a su madre en una cárcel y enterándose de que está allí porque su padre prometió proteger un tesoro y luego desapareció. Consigue un indulto para su madre a cambio de devolver el tesoro y viaja hasta la selva para encontrar a su padre, que le dé el tesoro y devolverlo a las autoridades, pero no será tan fácil, ya que su padre sigue custodiándolo de los peces gordos de la ciudad que son quien dirigen a los villanos.

La película es una buena mezcla entre acción, una historia original y muy desarrollada, con muchos elementos, no sólo del western, sino también de otros géneros como el cine de aventuras en la selva, y todo con el estilo indiscutible de India, no sólo por los números musicales sin ninguna relación con la trama, pero también por sus personajes: las chicas, los malos bigotudos, los pobres indefensos…

Por un puñado de rupias
Jugando, bebiendo y dando hostias

Como copia de western, la verdad es que tiene algunas escenas directamente copiadas de otras películas, sobretodo de los espaghetti westerns que protagonizaron Bud Espencer y Terence Hill un poco antes; el mismo tipo de peleas, el protagonista defensor del débil y ligón, el derrotar a los malos más con los puños que con el revolver… pero también le podríamos ver, sobretodo al final de la película, alguna escena copiada de Indiana Jones, en el momento de ir al templo a por el tesoro (incluso se utiliza directamente la banda sonora de la película de Steven Spielberg).

Todo eso adornado con la chulería, el humor y las hostias típicas de Chiranjeevi (Indiano Jones) un as del humor y de la acción en su región, capaz de hacer burla de las películas más famosas de Hollywood, siempre usando hostias como panes, con un par de chicas guapas, los bailes característicos (no tan movidos como los de Bollywood, pero igual de impactantes) y, por supuesto unos diálogos de quedarse con la boca abierta por lo directos y contundentes que son.

En definitiva, cuando hablamos de curry western, muchas veces pensamos que es imposible imaginar a cowboys interpretados por hindúes, pero la verdad es que añadiendo mucho humor y un toque bizarro, aquí nos han demostrado que se puede hacer incluso sin gastar mucho dinero y, aún así, conseguir que todo el mundo pueda disfrutar.

  • Lo mejor de la película:

Chiranjeevi espectacular.

  • Lo peor de la película:

Quedarse picueto con los cambios de trama tan repentinos, aunque después lo asimiles y te parezca una genialidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *