Railroad tigers, una comedia muy china de Jackie Chan

Railroad tigers

Analizamos los últimos blockbusters asiáticos, porque en verdad también nos encantan las grandes producciones, y que hay mejor que la última película de Jackie Chan? En este caso hablamos de Railroad tigers, como es habitual muy en su estilo, una comedia llena de acción y con una evidencia muy grande de que ha sido producida en China, una producción bélica con su necesaria dosis de nacionalismo. Igualmente, una grandísima producción para toda la familia, dónde se ensalzan los valores de la sociedad china además de entretener como pocas. Sí que os avanzamos que, tal y como Jackie ya comunicó hace un tiempo, ya no se dedica a hacer películas de artes marciales, o como mínimo a luchar él mismo, así que tendremos mucha acción, pero nada de kungfu.

Railroad tigers
Jackie Chan, garantía de diversión

La acción nos traslada a la época de la invasión japonesa de China, más concretamente a un pequeño pueblo que casi entero vive del ferrocarril, entre la gente que trabaja directamente en la estación, los que se aprovechan de los viajantes, etc. Hay un pequeño grupo de amigos llamados los tigres alados que se dedican a asaltar los trenes de los japoneses, simplemente para divertirse, humillar a los soldados y quedarse con sus pertenencias. Son sólo travesuras sin repercusión hasta que acaba en su casa un miembro de la resistencia herido, que les cuenta que tenía la importantísima misión de derribar un puente para parar los suministros por tren de los japoneses. Por sentimentalismo y un arrebato de nacionalismo, cuando el soldado muere, la pandilla se compromete y decide dar un gran golpe, robar explosivos a los japoneses y secuestrar un tren para llegar al puente y volarlo por los aires; pero se nota que no son profesionales y meten la pata bastantes veces, aunque al final, por supuesto, se saldrán con la suya.

Los que esperéis ver un clásico de Jackie Chan, ya os podéis ir olvidando, sí que es verdad que la combinación de acción y humor que hace él es inimitable, y que pocos tienen la capacidad de hacer que a su personaje les salgan tantas cosas mal y arreglarlas tan rápidamente como para que sean la mayor fuente de diversión de la película; pero también Jackie tenía un nombre hecho sobre todo por sus luchas y aquí no podréis ver ni un segundo de artes marciales que denoten que es una película hecha por gente de Hong Kong del estilo clásico.

A parte de eso, la historia se nutre de bastante originalidad no a la hora de tener una historia muy distinta de lo hecho hasta ahora, pero sí en cuanto a personajes, creando muchos personajes y casi todos con la misma importancia y definición, ya sean buenos o malos, principales o secundarios… con una simpatía muy atípica en un género bélico como éste, en la que la mayoría de las películas abogan por la acción o por la oscuridad, pero nunca por el humor; y por unos sucesos en los que ni todo sale bien, ni todo sale mal, sino que, como en la realidad, hay cosas que í y otras que no, aunque en este caso se haga todo de pura casualidad y así acaba…

También tiene un ritmo bastante correcto, sin ser exagerado en ningún momento, ni siquiera las últimas escenas de clímax son dignas de una buena película de acción, y con algún momento más de bajón, pero con una estructura de ritmo típica de un blockbuster (muy americana en este sentido) con un principio explosivo, subidas y bajadas flojas y cortas, pero continuas durante toda la película, algo más sentimental antes de la escena final y un clímax para acabar lleno de acción.

Railroad tigers
Unos personajes excepcionales

Y como efectos especiales, pues tiene de todo, aquí es dónde menos nos ha convencido la película, ya que se alterna sin ningún tipo de discriminación entre objetos a tamaño real (locomotoras, vagones, interiores de trenes, etc.) que se ven un poco modernos por lo que tendría que ser, pero bien; algunas escenas con maquetas que están realmente bien logradas; y bastantes CGI (sobretodo explosiones, etc.) y aquí es donde más nos ha decepcionado, no sólo por verse muy irreales, sino por ser cosas que se podrían haber hecho de manera tradicional y la película habría ganado mucho.

Además de todo esto, decir que hay muy poco rigor histórico, algunas lagunas en el guión, algún fallo de raccord, etc. pero al ser una película de humor, todo eso no importa, sólo cuenta que sea divertida.

Aquí Jackie Chan (Police story, Wheels on meals) se ha cogido el papel principal, pero sabiendo que ya está mayor y aprovechando simplemente para lucirse lo justo y dar un nombre y una taquilla asegurada a la película; sin embargo, ha contado mucho con jóvenes y emergente estrellas (su hijo entre ellos) para darles su apoyo y pasar el relevo a las nuevas generaciones. El director ha sido Ding Shen (Little big soldier, Police story 2013), muy correcto en nuestra opinión.

En definitiva, una película tirando mucho más por el humor, la diversión y el entretenimiento familiar, que por la acción más típica de Hong Kong; un blockbuster pensado para ser vendido a USA, pero con la mentalidad y moralidad típicas chinas.

  • Lo mejor de la película:

Aunque sea familiar, no se cortan nada en matar a quién sea sin contemplaciones.

El cameo final, sin sentido, pero mola.

  • Lo peor de la película:

Siempre tenemos el discurso nacionalista chino en contra de Japón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *