Ryuzo and the seven henchmen, el Kitano más querido

Ryuzo and the seven henchmen

Takeshi Kitano ha vuelto al cine, lo ha hecho con una película de yakuzas y esta vez no de forma tan común como pasó con la última Outrage. Con Ryuzo and the seven henchmen ha tenido una buena idea y ha hecho una película original y muy en su estilo de humor, haciendo lo que a él más le divierte; no como hace unos años que intentó hacer caso al público y destacar con una película de violencia, pero nada original. Ahora Kitano vuelve a dirigir y a actuar, pero ya no lo hace como protagonista, sino que tiene un pequeño papel de policía (cosa inaudita en él) dejando el protagonista a todo un grupo de actores veteranos.

Ryuzo and the seven henchmen
Una banda diferente

La historia trata sobre un yakuza retirado del panorama, practicando su vida como abuelo de familia, pero sin dejar de lado su afición por las katanas, sus tatuajes y su querer intimidar a la gente, por lo que todo el mundo huye de él. Posculpa de unos problemas familiares con uno de sus ex-compañeros, los dos se ven envueltos sin querer en un asunto contra la banda de jóvenes que domina actualmente el panorama criminal; pero sin dejar que los intimiden, se las dan de profesionales y de mafiosos peligrosos, por lo que se ven metidos en una especie de enfrentamiento. Ryuzo contacta con sus viejos compañeros y vuelven a reunir a la banda (una banda ahora formada por viejos de lo más característicos, cada uno con sus taras y sus manías). Una vez reunidos deciden acabar con los nuevos yakuzas, que no respetan a sus mayores, ni las tradiciones de la mafia, ni hacen las cosas como se debería; así que empieza entre ellos una guerra de lo más divertida.

A todos los que piensen que Takeshi Kitano es un nombre ligado a la violencia extrema, se equivocan; sí que es verdad que ha hecho alguna película con dosis excesiva de sangre, pero en ningún momento esto es lo que ha caracterizado su estilo, sino que ha sido algo añadido para atraer a más público o para darle un poco de picante a sus historias; centrándose más en mostrar unos personajes muy característicos con unas mentalidades y sentimientos únicos, puestos en situaciones del cine típico japonés y aderezarlo todo con un humor muchas veces difícil de entender o de saber si va en serio o está de broma, mezclando el humor más físico y ridículo con el humor situacional proveniente de una guión bien pensado que va llevando a los personajes a situaciones cada vez más extravagantes.

Ryuzo and the seven henchmen
Y Takeshi en todas partes

Así pues, aquí Kitano ha vuelto a sus raíces y, aunque esta vez el sentido cómico es mucho más evidente en todo momento y, aunque haya cambiado a unos protagonistas de su edad con los que podría sentirse identificado (no con que sean yakuzas, sino con que sean hombres con una fuerza antaño y que ahora se sienten desplazados de la sociedad actual); sigue con unos protagonistas que más bien son antihéroes, con unos sentimientos únicos, y que van de mal en peor por situaciones que no deberían afectarles a ellos, siguiendo una historia muy peculiar y única, pero entrada en un género tan típico para el director como el de la yakuza. Tiene pinta de haber sido una película mucho más a su gusto que no lo que le pedía el público como compensación de sus últimos trabajos (como Outrage).

Para darle un toque de calidad a la película ha elegido a un buen elenco de actores veteranos, guardándose para él un pequeño papel, y sobretodo haciendo (como es habitual) que los protagonistas sean más bien antihéroes o héroes caídos en pena para darles mucha más profundidad a los personajes, aunque sea mucho más difícil de interpretar; nombres conocidos en su país, aunque no tanto fuera de él, como Tatsuya Fuji (Stray cat rock), Masaomi Kondo (The fall of Ako castle), Akira Nakao o Ben Hiura.

En definitiva, una película divertidísima, tanto por sus gags, como por la situación general, pero absteneros si queréis ver una película violenta de yakuzas, no van por ahí los tiros…

  • Lo mejor de la película:

Todas las referencias al cine de yakuza clásico, pero en clave de humor.

  • Lo peor de la película:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *