Saturday killer, un asesino profesional de risa

Si os decimos que la reseña de hoy es de una película hecha en Tailandia, seguro que pensaréis, ya estamos cansados de tanto Muay Thai… pero no, esta vez no hay nada de artes marciales, Saturday Killer es una historia de un asesino profesional con algunos problemas, una película llena de humor. La película forma parte de una trilogía empezada con Killer tatto (que os prometemos reseñar en cuanto tengamos la opción de verla) y que acabará en una tercera parte llamada Friday killer de aquí a un tiempo. La verdad es que se trata de una película muy original, algo vulgar, pero quizás esto es lo que la hace tan divertida.

saturday-killer
Los protagonistas de la película

La historia, como ya hemos avanzado, trata sobre un asesino profesional, el mejor de su país, él es en verdad un hombre gordo y no demasiado agraciado, pero se disfraza de forma distinta para cada misión o para cada cosa que hace (los disfraces en realidad consisten en distintas pelucas). Su vida está bastante bien, excepto por dos problemas, el primero viene por culpa de su vida sexual, y es que es muy precoz en las relaciones sexuales (y cuando digo muy, quiero decir demasiado), el segundo problema viene cuando se enamora de una chica que ve por la calle y que incluso llega a tener la misión de matarla por un encargo. Estos dos problemas se juntaran creando la trama principal de la película, cuando busca desesperadamente una solución para su problema sexual mientras intenta ligarse a la chica a pesar de sus problemas en la cama y en el trabajo.

Lo mejor de esta película es empezar a verla sin saber ni siquiera de qué trata o qué podemos esperarnos, como nosotros, así seguro que os sorprenderá; empieza con una escena típica de película de asesinos a sueldo, con el protagonista a punto de hacer un trabajo y una escena bastante bien realizada y con una buena tensión, pero ya después de los créditos nos damos cuenta de que el protagonista no es tan serio como parece y de su problemilla, también se pone a hablar de manera soez y a decir nada más que tonterías, también nos morimos de risa con todos los remedios que va adquiriendo para su problema y lo que tiene que pasar por cada uno de ellos, estando cada vez peor si es posible. En todo momento se mezcla esta sátira con las escenas de asesinatos y reflexiones serias del protagonista y, ya al final de la película, la cosa se vuelve a poner seria y tenemos una intensa escena de acción y tiroteo y algo más sentimental para acabar.

La gracia radica especialmente en estos contrastes y cambios bruscos entre la seriedad y el humor absurdo y vulgar, no hay un término medio ni transición, incluso a veces te piensas que va a decir algo serio o profundo y te suelta lo más cafre que podrías haber imaginado dejándote muerto de risa; también en los contrastes entre los personajes con un asesino con más pinta de freak que de otra cosa, una bellísima mujer enamorada de él… y en algunos personajes secundarios que aportan más de lo normal, creando situaciones casi metanarrativas, como los camareros o el grupo de indios que se van traduciendo uno al otro.

saturday-killer
Alguna escena de acción

El protagonista de la película es interpretado por Choosak Iamsook, un gran actor de comedia que ya había participado en películas como Bodyguard o Werewolf in Bagkok; él lleva todo el peso de la película y la verdad es que, además de hacerse notar, tiene unas expresiones humorísticas increíbles y no se corta un pelo en hacer lo que sea necesario.

En cuanto a la dirección, la verdad es que no está nada mal, realizada por Yuthlert Sippapak que además de esta trilogía, está dirigiendo Bagkok Kungfu y que por el poco presupesto que debe tener, al menos ha conseguido algo muy original y con una apariencia excelente.

En definitiva, una película tailandesa alejada de los convencionalismos, llena de humor y de contrastes, con algunas partes incluso aberrantes y unos diálogos que van desde la reflexión profunda hasta el humor absurdo y vulgar. Para morirse de risa.

  • Lo mejor de la película:

El protagonista es todo un espectáculo, no os lo podéis perder.

  • Lo peor de la película:

Hay quien puede confundirse con estos cambios tan inesperados de registro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *