Sultan, las luchas de Salman Khan

Sultan

Hemos tenido la ocasión de ver Sultan, la última película de Salman Khan en un cine de Barcelona, y es que parece que el cine de Bollywood se está poniendo de moda y ya tenemos más de una vez y en más de un cine, estrenos simultáneos con la India. La última película de uno de nuestros ídolos extremos: Salman Khan, que parecía una épica película de acción y lo es, pero con mucho más drama y sentimiento de lo que cabría esperar, con un Salman Khan que ya empieza a estar algo mayor, pero con una historia y una dirección estupendas.

Sultan
Un Salman Khan épico y colosal

Tampoco os desvelaremos mucho del argumento, por no hacer spoilers, porque tiene su atractivo ir descubriéndolo. La película trata sobre un tipo corriente pero muy duro y chulo (Salman Khan) que se enamora de una chica y, después de intentar ligar con ella, se entera de que es luchadora de wrestling (del de verdad, no el que vemos por la tele) y de que sólo se casará con un gran luchador. Entonces decide convertirse en luchador él también y no para de entrenarse y de ser cada vez más fuerte hasta llegar a las olimpiadas y conseguir la medalla de oro. A partir de aquí, por un suceso trágico, su mujer lo deja y queda destrozado hasta que, unos años más tarde, un joven ejecutivo que está intentando reavivar el espíritu de la lucha en India, se entera de la leyenda que creó este luchador e intenta recuperarlo, pero esta vez la lucha ha cambiado mucho y se trata de MMA (Mixed Martial Arts) y no de wrestling. Nuestro protagonista se entrena duro y lucha en un campeonato contra los mejores para conseguir no sólo el premio, si no también recuperar su propia voluntad.

A decir verdad, sólo con ver la primera escena, vale la pena haber visto la película; una escena que no le vemos ningún significado en el resto de argumento, pero que es completamente épica y llena de acción y que nos sirve para introducirnos no a un personaje, sino a una auténtica leyenda. A partir de entonces, tenemos un principio rollo más corriente y de película normal (incluso parecido a Hollywood) que nos sirve de introducción para un largo flashback que durará media película entera y que nos contará la historia con la que empezó y acabó la leyenda; seguida por una segunda parte que representa el tiempo actual y en la que nos recuerda mucho a Rocky, con un fuerte entrenamiento físico seguido de grandes peleas en las que el aspirante (en este caso Salman) no tiene las de ganar hasta un giro completo la final de cada pelea. Todo en una de las llamadas historias en 4 tiempos (una introducción, dos desarrollos y un desenlace).

Sultan
Una segunda parte visualmente increíble

En una visión global de la película, os diremos que la primera parte es genial, una pura mezcla de estilos como sólo saben hacer en Bollywood, contando la historia de un personaje, pero llenándolo todo de épica, humor, drama, acción, canciones… una hora y media perfecta. En cuanto a la segunda parte, aunque no sea nada original y nos repita un esquema ya muy visto, sí que sigue con un ritmo trepidante (incluso más que la primera) y unas peleas de primera categoría. La verdad es que no sabríamos si quedarnos con el estilo de lucha greco-romana clásico de la primera parte, mucho más rudimentario, pero bien llevado a pantalla sin grandes artificios; o las peleas de la segunda parte, en las que se mezclan varios estilos y todo de forma muy espectacular y peliculera; las dos nos han atraído mucho; todo orquestado por Larnell Stovall (The Raid 2, Baahubali: Conclusion).

En cuanto a la historia ya os anticipamos que tiene mucho más peso el drama que cualquier otra parte, pero es simplemente porque es una parte muy intensa y que le da todo el aporte de calidad que necesita la película para no quedarse en una película más de pura acción, además de dejar a Salman Khan expresarse un poco más de lo normal (aunque no por eso pierde sus habituales gestos, humor y agresividad); pero en todo momento, tenemos una historia muy épica (sobre todo en la primera parte) y llena de sentimientos a flor de piel que desencadenan en apura acción de todos tipos.

El director es Ali Abbas Jaffar (Gunday) que creo que aquí ha hecho su mejor trabajo hasta el momento, no sólo por una buena acción, si no por una buena película al completo. Y como actores, como no, el gran Salman Khan (Dabangg, Kick) que se ha puesto más cachas que nunca para esta ocasión y Anushka Sharma (PK, Bombay velvet) que lo borda.

En definitiva, una película que tiene de todo: humor, acción, violencia, drama, música y bailes… (como mucho del cine actual de Bollywood), pero con una historia grandiosa en la que lo que más pesan son su lado épico y dramático.

  • Lo mejor de la película:

Unas peleas increíbles, en todos los sentidos.

  • Lo peor de la película:

Que tengan que recurrir a un canon de Hollywood en vez de inventar uno propio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *