The thieves, la película más taquillera de Corea

La película más taquillera de la historia en Corea del sur no se trata, como muchos podáis suponer, de uno de esos thrillers que tanto los caracteriza, ni siquiera la definiríamos como extrema (excepto en algunas partes); si que podríamos decir que es un thriller, pero más bien en clave de humor y con muy poca originalidad. Estamos hablando de la reciente The thieves, una película que ha conseguido gran cantidad de admiradores (sobre todo en su país de origen), aunque podríamos afirmar que no es nada del otro mundo, sino una película que aquí consideraríamos una más, casi una copia de Ocean’s eleven con un pequeño toque que le dan los coreanos y que en USA son incapaces de obtener.

The thieves
Robos de guante blanco

La trama, como hemos adelantado es sobre un grupo de delincuentes que son reunidos por un especialista en robos de alto calibre, Macao Park; el grupo lo forman dos bandas, la de los coreanos y la de los chinos (de Hong Kong), con lo que, aunque cada uno esté especializado en un tipo de trabajo, habrá mucha desconfianza y otros problemas. El plan se trata de robar uno de los casino más grandes de todo Hong Kong, y como en la referencia Ocean’s eleven, se tramará una complicada telaraña de acciones para despistar la atención, mientras otros cometen el verdadero robo. Hasta aquí muy normal todo, es después del robo cuando se dan cuenta de que el objeto de tal es una joya que había sido objeto de controversia en otra época para Macao Park; también es entonces cuando empiezan las traiciones, nadie se fía de nadie y empiezan a aflorar sentimientos que estaban escondidos en el pasado y que ahora crean un clima muy tenso. Y ya en el final de la película se creará un lío entre alianzas y enemistades para conseguir la joya y finalizar antiguas peleas.

La película empieza entretenida, incluso divertida, con unos personajes muy bien creados e interpretados, enseguida nos damos cuenta de que este será el mayor valor de la película y de que si algo de verdad se ha hecho bien es la definición de personajes, la empatía del público con ellos y la química entre sus actores; sin embargo, cuando se juntan chinos y coreanos y empiezan a discutir, también vemos que muchas de las bromas de esta película serán específicas para el público oriental y de que, a no ser que estemos bastante metidos en el tema, nos costará coger muchas de ellas. Sin embargo, como os decíamos, no por eso deja de ser entretenida y de ofrecernos un producto bastante comercial y disfrutable por todos los públicos.

Ya en la fase final de la película, todo el estilo que habíamos tenido hasta entonces, cambia de repente, y ésta se vuelve algo más seria, con una larga escena de acción digna de alguna producción de Hong Kong (seguramente con asesoramiento de alguien de allí), por lo tanto, como todos los minutos que la película se alargaría innecesariamente, podemos decir que son de pura acción y tampoco molestan demasiado.

The thieves
Simon Yam y su gran escena

La parte técnica está muy bien cuidada, un gran equipo a las órdenes del director Choi Dong-Hoon (Tazza, Woochi) y con un inusualmente gran presupuesto, hacen que todo reluzca muy bien en la pantalla.

Pero es en el apartado artístico dónde de verdad vemos la diferencia, y es que pocas películas consiguen reunir un grupo de actores tan conocidos y darles a cada uno un papel importante y que cada uno de ellos lo sepa llevar dónde tiene que hacerlo sin hacerse sombra unos a los otros; actores como Simon Yam (IP man, Election), siempre estupendo; Kim Yun-Seok (The yellow sea, Woochi) otro de los que ya se han ganado un nombre; Jun Ji-Hyun (Blood: el último vampiro, My sassy girl) siempre guapísima o Angelica Lee (The eye, Re-cycle), son algunos de los populares nombres que destacan en la cinta.

En definitiva, una entretenida película de robos con un argumento poco original y una buena y larga escena de acción final; la verdad es que en conjunto no está nada mal, pero con todo lo que se dice de ella, creemos que quizás ha sido sobrevalorada por sus cifras de taquilla.

  • Lo mejor de la película:

La escena de acción al estilo hongkongués, aunque no encaje con el resto de la película, le da un toque de espectacularidad.

  • Lo peor de la película:

Es de esas que crea grandes expectaciones y se queda en algo fácilmente olvidable.

Su poca originalidad cuando los coreanos presumen de esto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *