Tokyo Vampire Hotel, cuando Sion Sono decide hacer una serie

Tokyo Vampire Hotel

Ya tenemos aquí la nueva producción del gran Sion Sono que, algunas veces, nos ha alegrado y decepcionado por partes iguales. Tokyo Vampire Hotel no es una película, sino una serie de 8 episodios que le encargó Amazon Japan para distribución exclusiva en su plataforma, pero que han tenido también la delicadeza de adaptar en forma de largometraje, con algo de recorte (creo que éste ha sido mínimo considerando la duración total de la película) sobre todo para poder ser proyectado en festivales de cine de género. Como supondréis, ya sólo por su director y su título, se trata simplemente de una historia de vampiros en la edad actual en Tokyo, alejada de cualquier asomo al género de terror y con una estética y narración muy japonesa de cine extremo, con sus grandes escenas de acción, su gran cantidad de sangre, sus paranoias mil y seres extraños e incluso algo de sexo. Nos encantó ver la película en el Festival de Sitges poco después del documental World of darkness, ya que ésta refleja perfectamente el espíritu que quedó como legado de Vampiro La mascarada.

Tokyo Vampire Hotel
Vampiros al estilo Yakuza

La protagonista de la historia es una joven japonesa la mar de normal, pero ella no sabe que es la elegida para acabar con la disputa de dos clanes de vampiros legendarios: los Corvinus y los Drácula, y es que la chica será la única que podrá despertar a los ancestros de los Drácula de su letargo para poder acabar con el clan rival, que regenta un gran hotel en Tokyo, en el que organiza grandes fiestas sexuales con humanos para poder acabar comiéndoselos; y es que no es un simple hotel, sino que el edificio completo es un ser vivo dependiente de la Corvinus más anciana. La historia empieza cuando los dos clanes encuentran a la chica al mismo tiempo, y cada uno la quiere para sus propios fines; ella empezará asustada e intentando huir de todos, pero acabará con un protector vampiro que le contará la historia y la convencerá para que ayude al clan Drácula a acabar con sus rivales y poder destruir de una vez por todas el hotel demoníaco.

Como habréis supuesto, se trata de una bizarrada más de nuestro querido Sion Sono, una apuesta radical y ultra violenta en su estilo de Tokyo Tribe o Why don’t you play in hell? Lo que pasa es que quizás se nos ha hecho un poco larga la cosa; seguramente vista como serie es espectacular y sorprendente en cada uno de sus episodios, pero al haberlo juntado todo en un pase a altas horas de la madrugada, se hace algo difícil de ver, no sólo por su duración, sino porque la mayor parte de la película no tiene ningún tipo de sentido ni continuación de la historia, sino que son sólo escenas de acción o sangrientas porque sí, cosa que en una serie va perfecto para ir llenando episodios y acompañando a la trama, pero quizás para hacer de ello un largometraje se podría haber recortado un poco más de éstas partes (creemos que el recorte ha sido más bien poco para poder mostrar todo al público de fuera de Japón).

Tokyo Vampire Hotel
Que no falte la sangre

Aquí se está adaptando una historia que viene del concepto más cristiano o occidental del vampirismo, pero se ha cambiado completamente tanto la historia como la ambientación para hacerla lo más japonesa posible, en un mercado en el que casi no se conocen (o no gustan) las historias de vampiros. Así, no sólo tenemos unos personajes muy típicos japoneses (la juventud que vemos en todas las películas modernas) o muy bizarros en el caso de los vampiros, sino que además las luchas no son las típicas luchas de poderes entre vampiros, sino que se basan en tiroteos, cuchilladas o peleas multitudinarias al más puro estilo yakuza, así el director puede llevar algo desconocido a su terreno en el que se siente más cómodo, él y su público.

Y no sólo eso, sino que el propio Sono dijo que, trabajando para Amazon, ha tenido mucha más libertad creativa y presupuesto (por tratarse de una serie) que en muchos de sus trabajos anteriores, y aquí no sólo podemos ver el auténtico espíritu bizarro del director, sino como Amazon está apostando por productos diferentes y no comerciales y bien vendibles como el resto de las productoras.

A parte de todas éstas reflexiones, sólo nos queda decir que es una serie que refleja perfectamente el espíritu de Katanas y colegialas y del cine asiático más extremo, con un ritmo algo irregular (debido a su corte en forma de episodios), pero con lo más radical en escenas de acción, muertes de humanos gratuitas, sexo libre e indiscriminado, sangre impregnando toda la pantalla… ya os podéis imaginar de lo que hablamos.

En definitiva, Sion Sono no deja de impresionarnos (sobre todo con sus películas más radicales) y éste es un buen ejemplo de ello, una historia algo rebuscada para poder dar otro giro al mito de los vampiros y alejarse de las últimas aproximaciones (véase la saga Crepúsculo) y una imagen y narración correspondientes al cine japonés más extremo.

  • Lo mejor de la película:

Sion Sono en estado puro recordándonos sus películas más salvajes.

  • Lo peor de la película:

Nos habría gustado más viendo un episodio por día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *