Zu warriors of the magic mountain, el mejor wuxia

Zu warriors of the magic mountain

La película de hoy es una de nuestras obras favoritas de todos los tiempos, sólo que esperábamos el momento apropiado para hacerle una reseña. Zu warriors of the magic mountain, quizás es el wuxia por excelencia de los años ’80 y tal vez la mejor película dirigida por el ídolo Tsui Hark, el reinventor y máximo exponente del género en Hong Kong. Una película que no solo trata de espada y brujería, sino que usa el gran tema del bien contra el mal, de la malicia de la raza humana y que hasta crea toda una nueva mitología de dioses y demonios que crean una aventura completísima y toda una gran obra épica llevada al cine.

Zu warriors of the magic mountain
Los protagonistas

La historia empieza con un soldado de uno de los cuatro ejércitos que hay en la región de Zu, los cuales siempre están en guerra hasta que uno de ellos domine al resto y que no saben que se encuentran en una zona de montañas místicas dónde tienen lugar muchos fenómenos paranormales. Ese soldado en cuestión se desespera con la contradicción de sus órdenes y con tanta guerra que enfrenta a hombres que en realidad no tienen nada en contra, así que huyendo acaba por casualidad en una cueva misteriosa; allí es atacado por un demonio, pero también salvado por un espadachín inmortal, que lo acabará acogiendo como discípulo. Juntos y con la ayuda de un par de monjes budistas (maestro y alumno) se intentarán enfrentar al demonio de la sangre, pero no podrán vencerlo e incluso éste infectará al maestro de los monjes; después atacará con todas sus fuerzas y sólo lo podrá detener temporalmente el Dios de las largas cejas. Así que los tres supervivientes tendrán dos misiones, la de ir al fuerte a pedir a la condesa que cura al monje y después dirigirse a la montaña mágica para conseguir las espadas gemelas y así poder enfrentarse y derrotar al demonio definitivamente. Al final el pobre soldado que imploraba a los dioses que le ayudarán a acabar con las guerras humanas, será el que deberá ayudar a los propios dioses a salvar el mundo entero.

En la versión internacional de la película, este argumento se alargó con un principio en el que veíamos que el soldado era en realidad un estudiante de historia de la actualidad que iba a parar al pasado y vivía estas aventuras; pero esta parte acrecía completamente de importancia.

Suponemos que todos vosotros (o la mayoría) ya habréis visto un clásico como éste, pero queríamos dejar plasmado en el blog nuestra afición y admiración.

Zu warriors of the magic mountain
Los demonios

Empezando por la historia en sí, no podía haber nada que empezara de forma más simple y llena de acción porque sí, con un encuentro entre dos soldados de distintos bandos que se hacen amigos porque en realidad son personas humanas y que hacen lo que sea por sobrevivir y escapar de una tonta guerra, y que de golpe empiece a volverse sobrenatural y nos hable de otra guerra mucho más importante y significativa, la del bien contra el mal, o la de dioses (o inmortales) contra demonios por el planeta entero y jugándose en realidad la integridad de los hombres contra su maldad, y que esta guerra nos lleve no sólo a algunas luchas legendarias, sino también a una nueva amistad (la de los dos discípulos) que les hace correr una larga serie de aventuras, tener que protegerse mutuamente y hacer lo que sea por conservar sus vidas y meterse de lleno en el mundo de los inmortales para ser ellos quienes al final resuelvan la situación gracias a su amistad y a su integridad.

Todo ello dentro de la forma de un wuxia, con muchas luchas de katanas, con algunos poderes místicos, con personajes extraños y carismáticos, todo lleno a más no poder de fantasía y de épica pero sobretodo sin olvidar en ningún momento el humor y el saber como divertir y entretener al espectador.

Zu warriors of the magic mountain
Unos lugares increíbles

Si la volvéis a ver ahora, no os asustéis; debéis tener en cuenta que se trata de una película de los ’80 y que aunque fuera de la Golden Harvest, contaba con un presupuesto limitado, ya que era el primer trabajo importante de Tsui Hark, entonces veréis que los efectos especiales, teniendo en cuenta los recursos con que disponía, no estaban nada mal, y que incluso hoy, tomándola como una película de humor (lo que es en realidad en gran parte), estos efectos tan caseros le pueden dar un añadido a éste tipo de diversión. A parte de este factor, la película tiene un modo de hacer muy típico de Hong Kong (de esa época y de muchos directores incluso en la actualidad) en la que se quiere contar una gran historia, pero no se quiere dejar de lado ni el ritmo ni las artes marciales, para que los espectadores estén constantemente atentos; a veces nos abruma esta sobrecarga, en la que el ritmo no decae ni un momento y no tenemos casi ninguna escena tranquila para relajarnos, en la que a cada momento de la película nos están contando cosas nuevas y en la que no podemos despistarnos ni un segundo para poder seguirla; pero al ser un metraje de poco más de hora y media, a veces se agradece que vaya tan directo al grano y tener unas historias tan completas y rápidas.

Ya os contamos hace poco todo lo que sabíamos sobre su director Tsui Hark (Swordsman, Once upon a time in China), que aquí hizo su mejor trabajo y consiguió pasar de ser un director independiente a tener una película con récords de taquilla y de crítica, lo que le permitió hacer más grandes producciones. Incluso más adelante dirigiría el remake de esta misma película, aunque fuera en una época en la que se interesaba más por los efectos digitales y olvidara la importancia de la historia para hacer algo más espectacular.

Y en cuanto a los actores, excelente, divertido y aguantando toda la acción Yuen Biao, especialista en cine de acción y de kung fu, de la escuela de Jackie Chan o Sammo Hung, quién también aparece en esta película con un papel doble, aunque no demasiado importante, sí muy destacado; también nos ha encantado Adam Cheng (Painted skin, Saving general Yang) con un papel algo más serio, pero metiendo sus dosis de humor y simpatía.

En definitiva, uno de los mejores y más clásicos wuxias de la historia que revolucionó el género y le permitió a Tsui Hark dar el gran paso dentro de la industria del cine; con una aventura muy completa, muchas artes marciales y poderes místicos, muy divertido y sobretodo con una acción por cables infinita. Entretenido a más no poder.

  • Lo mejor de la película:

El conjunto completo y ese sabor a clásico moderno.

  • Lo peor de la película:

Algunos occidentales no podrán aguantar tanto ritmo sin parar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *