Woo Chi el mejor wuxia contemporáneo

Hoy estamos de buenas, y por eso queremos recomendaros una de esas películas de cine asiático que de verdad podemos decir que nos ha gustado mucho y de esas que no te cansas de ver y puedes repetirla las veces que quieras. Se trata de Woo chi (o Jeon Woo chi: the taoist wizard), lo que podríamos llamar un wuxia contemporáneo (ya que sucede en la actualidad) venido de Corea del sur que empieza de una forma muy tradicional, pero da un cambio radical y acaba sorprendiéndonos con algo muy original. Por su ritmo sin descanso y su frescura tanto en el argumento como en las imágenes, podemos recomendar este film a todo el mundo sin temor a equivocarnos.

Woochi
Woo Chi en su época

La historia trata sobre un aprendiz de mago y su compañero (un perro convertido a  humano), ellos buscan un espejo mágico y una daga de bronze para convertirse en el mejor mago del mundo, pero de momento sólo puede hacer magia mediante unos hechizos que lleva en papeles amarillos. Al mismo tiempo, hay un grupo de goblins que buscan la flauta mágica para dominar el mundo. Tienen algún enfrentamiento y Woochi es acusado de robar la flauta, por eso es encerrado dentro de un cuadro con magia. Pero el tiempo pasa y en la época actual, vuelven los goblins y los dioses taoistas liberan a  Woochi para que se encargue de ellos; éste se maravillará con el mundo moderno y con encontrar a la descendiente de su amada, pero su batalla será contra los goblins y contra aquel que los domina, acabando con una espectacular batalla de magos.

La primera parte (en la que se encuentran en el periodo Josen) ocupa casi media película, con la trama típica de un wuxia, pero contándonos toda la historia de una forma más humorística que con la típica acción y aventuras de un wuxia clásico; sobretodo se basa en presentarnos a los personajes, enseñarnos su magia y en que Woo Chi se luzca en todo momento. La segunda parte, en la que Woo Chi se presenta en la era contemporánea, y ésta si que tiene mucha más acción y luchas, aunque sigue con su buen humor (esta vez más parecido a lo que estamos acostumbrados y no de época), y la historia se vuelve algo más sencilla (simplemente se desarrollan los hechos). Al final de todo tenemos la gran lucha de magia y un final que se vuelve algo más serio y deja de lado lo absurdo, para conseguir un resultado más digno. Se nota mucho el cambio de estilo entre las dos partes, pero también se agradece encontrar algo así de original.

Woochi
Woo Chi en la actualildad

El plato fuerte de la película es su originalidad, cogiendo el wuxia, que es un género que suele ser más clásico o recuerda al cine de antes en sus historias o en su forma de narrarla, y llevándolo hasta los tiempos actuales, consiguiendo no solo algo diferente, sino poder filmar la película en un estilo más actual, disfrutando de situaciones llenas de humor y pudiendo coger lo mejor de dos mundos. También se basa mucho en el carisma de sus personajes, tanto los protagonistas: Woo Chi con su elegancia, pero también su toque de gamberrismo, y su ayudante como fuerza bruta y tonto como un zapato, representan una pareja a lo Don Quijote y Sancho Panza; pero también los secundarios y los villanos tienen buen carisma, incluso la chica tiene sus momentos de lucimiento en la película.

La película goza de un presupuesto muy generoso, y eso se nota tanto en la calidad de las imágenes, música, etc., como en sus CGI (en los hechizos, los goblins, etc.), como en la gran variedad de escenarios (tanto creados como reales). En todo momento tenemos un ritmo muy rápido, sin dejar descanso ni hacerse aburrida ni un solo segundo; es capaz de mantener al espectador sin pestañear ya sea con luchas, chistes, hechizos, algo de intriga en algunos momentos…

El director es Choi Dong-Hoon, alguien de quien no habíamos oído hablar nunca, pero que comprobamos que ya tenía en sus manos algunos premios por The big swindle y Tazza:the high rollers; recientemente estamos a punto de ver su última obra The thieves, que promete mucho. Y el actor principal es Kang Dong-won que ya vimos en Duelist o Haunters. También cabe destacar la actuación de Kim Yun-seok (The chaser, The yellow sea).

En general os podemos decir que se trata de una genial película, llena de humor y de acción, trepidante, pero sin pasarse de violencia, muy original tanto en su argumento como en su puesta en escena. Algo que estamos seguros que puede gustar a cualquier persona (aunque no sea habitual del cine asiático).

  • Lo mejor de la película:

El duo protagonista y algunas situaciones muy cómicas.

  • Lo peor de la película:

Sobran los momentos de la actriz prepotente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *