Wu Kong la última versión del Rey Mono

Wu Kong

Después de unos días sin actualizar por culpa de esos malditos virus que están asolando el país, vamos a ver si nos ponemos al día con algunas novedades. Empezamos por la nueva versión de Viaje al oeste, la historia más épica de China que ya se ha adaptado a cualquier tipo de formato. En este caso, Wu Kong nos traslada a un nuevo universo, dejando de lado la historia que todos conocemos sobre el rey mono y sus compañeros y cogiendo a éste protagonista para hacerlo aún más gamberro y épico de los que estamos acostumbrados, si es posible. Un wuxia chino de éstos que estamos viendo bastante últimamente, llenísimo de efectos especiales, con muchos dioses, monstruos y peleas celestiales, pero que terminan pareciéndose todos bastante entre ellos; aunque estamos seguros de que al público local les encantan.

Wu Kong
Un protagonista con mucho carisma

En esta versión el universo se divide en tres reinos, el terrenal (el nuestro), el divino (dónde viven los inmortales) y el de los muertos. Los inmortales son superiores a todos y acogen a nuevas generaciones cuando lo necesitan, así se aseguran que nadie les pueda plantar cara, pero en tiempos remotos surgió un demonio que les intentó derrotar, no lo consiguió, pero dejó un discípulo suyo en la tierra (Wu Kong), quien fue entrenado por un gran maestro que lo encerró en el cuerpo de un humano para limitar sus poderes hasta que estuviera preparado para conseguir su objetivo: llegar al mundo divino y destruir el Astrolabio del destino, que rige el destino de todos los seres vivos y no permite que nadie pueda escapar de los inmortales. Cuando Wu Kong va al reino divino, los inmortales creen que quiere destruirlos y se enfrenten a él diversos guerreros muy poderosos, pero acaban todos cayendo a la Tierra y perdiendo sus poderes; una vez allí, ayudarán a un pueblo a librarse de sus enemigos mortales, pero luego también deberán luchar contra un demonio en Tierra, el demonio de la nube y eso ya será más complicado sin sus poderes. Al final Wu Kong acabará derrotando al demonio, liberándose de su forma humana para conseguir su máximo poder, usará la nube para volver al reino celestial y allí luchará contra los dirigentes para conseguir su propósito y acabar ayudando a los humanos.

Tenemos tres partes muy marcadas en esta película, y cada una nos da un tipo diferente de wuxia; en la primera sólo vemos a seres míticos y poderosos, en escenarios fantásticos e irreales, con una batallas muy épicas y brutales, todo muy bien cuidado y al puro estilo de acción fantástica; más tarde, cuando caen a la tierra, todo se vuelve un poco más cutre y se pasa de la acción tan excelente que habíamos visto anteriormente, a algo más humorístico, tonto y quizás infantil, pero manteniendo ese espíritu de fantasía; toda la parte final, en cuanto los protagonistas tienen sus máximos poderes y ya son lo más de lo más, las luchas incluso se vuelven un poco más aburridas al basarse únicamente en CGI, casi sin ni siquiera movimientos y sin aportar nada a la historia o al entretenimiento, como si fuera una pura demostración de lo épicos que pueden llegar a ser.

Wu Kong
Efectos especiales increíbles

De todos modos, el tono general de la película es bastante entretenido y lleno de acción, consiguiendo llegar a cualquier tipo de público sin ningún problema, con un ritmo rápido y sin entretenerse demasiado en las subtramas de amor, odio o historias pasadas. Uno de los problemas que sí vemos es que la película va pasando de cómica a seria en distintas ocasiones y esto chafa un poco el ímpetu que podría haber tenido en un principio y nos ofrece algunos momentos de verdadero bajón, que podrían ser muy buenos en una película más seria y reflexiva, pero aquí no pegan de ninguna manera.

Además de todo eso, y como os hemos dicho al principio que era una película con un concepto muy distinto al que teníamos de la historia del rey mono, nos gustaría avisaros que no debéis temer por eso, ya que las referencias están aseguradas, empezando por un bastón mágico tan bestial cómo no se había visto nunca, con unos personajes que no representan los mismos ideales o condici9ones que en la historia original, pero en los que vemos reflejados sus aspectos más carismáticos o cómo Wu Kong consigue una nube Kington muy especial y brutal; así que es un nuevo inicio para las juventudes actuales, pero no defraudará a los fans de toda la vida.

Y, por supuesto, en su mejor baza para ganarse al público, tenemos a Eddie Peng (Rise of the legend, Unbeatable) con una interpretación muy carismática y divertida y sin necesidad de un recubrimiento de CGI para ser un verdadero mono, usando sólo sus dotes (hasta el final de la película).

En definitiva, no será la mejor película del Rey Mono hasta el momento, ni siquiera creemos que aporte nada nuevo o excepcional, pero como producto de entretenimiento cumple de sobras, si además le añadimos algo de épica y una producción por todo lo alto, se deja ver tranquilamente.

  • Lo mejor de la película:

Que no sean necesarios efectos especiales para ver actitud simiesca en un humano.

  • Lo peor de la película:

Casi imprescindible verla en pantalla grande y en 3D.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *