Yes, madam. La primera película Girls with guns

Yes, madam

Después de unas pequeñas vacaciones, empezamos a reseñar todas las películas asiáticas extremas (o no tan extremas) que vimos en el Festival Nits de Cinema Oriental; y queremos empezar con el ciclo retrospectivo Kung fu Girls, porque ha sido lo mejor del año sin ninguna duda. La primera de las películas que vimos fue Yes, madam (Police assassins 2) perteneciente a la saga In the line of duty, al igual que Ultraforce; como curiosidad, ésta se consideró la segunda parte de la saga, todo y que fue rodada y estrenada antes que Ultraforce, de todos modos, la continuación entre ellas es sólo por su protagonista y un tema parecido, los argumentos no tienen ningún tipo de relación. Yes, madam fue considerada la primera (la segunda si tenemos en cuenta el orden que se le dio dentro de la saga) película perteneciente al subgénero Girls with guns, que imitaron un montón de películas, sobretodo en Hong Kong y que establecieron toda una época del cine de acción. Consideramos que es una gran película, no sólo por sus escenas de artes marciales, sino por saber combinar perfectamente el humor (en el estilo habitual de películas de los ’80 de Hong Kong) con una gran acción.

Yes, madam
Dos chicas de armas tomar

El argumento gira en torno a dos grupos que cada vez se van acercando más entre sí. Todo empieza con un chantaje a un pez gordo, que no llega a buen puerto y el chantajista es asesinado, pero antes había escondido el microfilm con las pruebas en su pasaporte, que es robado por un grupo de ladronzuelos locales, que arramblan con todo lo que pueden para venderlo después. Al mismo tiempo, la policía está siguiendo la pista de este microfilm, que pierde en cuanto el chantajista es asesinado; los ladrones se dan cuenta de que la policía está detrás y dan una pista del tipo a quien le han vendido el pasaporte (lo que pasa es que el microfilm ya no está allí), así que dos agentes (una local y otra que viene de Scottland Yard para reforzar este caso) van siguiendo la pista y pegando a todo el que encuentran implicado; también el grupo criminal está detrás de la pista del microfilm y va detrás de los ladrones. Así acabarán confluyendo todos en una gran pelea a tres bandas por todo lo alto.

Cuando decimos que la película combina perfectamente la acción y el humor, lo decimos de una forma en la que el conjunto funcionaría perfectamente igual sin la parte de humor (sería la típica película de artes marciales) o sin la parte de acción (aunque el humor sea algo peculiar), así que casi podemos decir que tenemos dos películas por el precio de una.

En la parte de humor tenemos a tres pillos de medio pelo haciendo de las suyas, con chistes fáciles y humor físico (caídas, golpes, huidas, etc.), con una historieta muy simple y escenificando el papel de perdedores totales. Lo mejor de esta parte es que el grupo está liderado por el mismísimo Tsui Hark (Zu, warriors of the magic mountain, Swordsman) a quien le encanta hacer cameos y en esa época, hasta algún papel importante (casi siempre humorístico), e incluso un cameo de Sammo Hung y de Richard Ng, para atraer al público que ya era fan de los Lucky stars y ligando las dos películas para crear un universo de cine de Hong Kong.

Yes, madam
Me parto con Tsui Hark

La parte de acción sería la más importante de esta producción, con dos chicas repartiendo a diestro y siniestro, una china y otra occidental, que representa que al principio no se pueden ni ver, pero que como siempre acabarán formando un dúo increíble. No sólo cuenta con una buena dosis de artes marciales, quizás nada realistas ni demasiado cuidadas en el aspecto que pareciera algo formal, sino buscando ser espectaculares, lanzando a los enemigos por os aires y dando también un toque de humor a las luchas, como era normal en esa época, propiciado por el equipo de Jackie, Sammo y Yuen; con mucho mérito por ser ejecutadas por dos mujeres que empezaban en el mundillo y tuvieron que entrenar duramente para este fin. También tenemos aquí buenas persecuciones, tiroteos, etc. pero mucho menos que puñetazos y patadas.

Las actrices principales son Michelle Yeoh (Tigre y dragón, The heroic trio) y Cynthia Rothrock (China O’Biren, Lady dragon) las dos en el primer papel importante de su carrera en el que, quizás no destacaron mucho en su actuación, pero si hicieron ver que las chicas pueden pelear igual de espectacularmente que los chicos, abriendo la veda, no sólo para futuros trabajos, sino también para futuras actrices o karatekas que quisieran ganarse la vida con esto.

Y por supuesto, una dirección por Corey Yuen (Dragons forever, My father is a hero) de lo que quizás hoy en día no se considere una obra maestra y tenga un estilo más bien rudimentario, pero que en esa época rompió todos los esquemas, siendo un actor que empezaba entonces su carrera como director y que acogió en seguida el estilo de Hong Kong de los ’80.

En definitiva, una película de puro entretenimiento basada en las artes marciales, pero a la que no le falta de nada: humor, amistad, líos, acción… y que marcó un antes y un después en el cine de Hong Kong, permitiendo que las mujeres también pudieran ser héroes de acción tan válidas como los hombres.

  • Lo mejor de la película:

Es imposible que  alguien no le guste, combinación perfecta de humor y acción.

  • Lo peor de la película:

El tipo vestido de Rambo con el bigote falso, aunque es la risa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *