Zebraman 2: It’s Zebratime!

Zebraman 2

Para los que querían una digna continuación de la japonesa Zebraman, podemos decirles que Zebraman2: attack on Zebra City si que se puede considerar una secuela, pero poco tiene que ver a nivel artístico con la primera. Dirigida también por Takashi Miike e interpretada de nuevo por Shô Aikawa y Riisa Naka (La chica que saltaba a través del tiempo), nos ofrece algo completamente distinto a su predecesora, bastante más extremo.

El argumento parte unos días después de finalizar la anterior; después de lo sucedido y con Zebraman convertido en una estrella mediática, el profesor pierde toda su vida privada y lo único que quiere es que le dejen en paz y volver a su vida normal, pero un científico loco lo manda al año 2025, a Zebracity, un lugar dominado por un malvado gobernador y su hija Zebraqueen en el que se aplica el Zebratime, un período de tiempo en el que todo está permitido, y así todos los hombres pueden soltar su lado bueno y el malo; pero esto sólo beneficia a los más poderosos y a la Zebrapolice.

Zebraman 2: attack on Zebra City
Zebraqueen y Zebraman

Zebraman está en ese lugar sin memoria y sin poderes, adoptado por un grupo de rebeldes fracasados, sin embargo, gracias a una niña portadora del último brote alienígena de la primera parte, puede recuperar sus poderes y su memoria y se da cuenta de que él es la parte blanca y Zebraqueen es la parte negra de la zebra completa.

Al final disputaran la imperdonable batalla final para salvar al mundo, con alienígena gigante incluido.

Cuando antes os decía que artísticamente no tienen nada que ver las dos partes de esta saga, lo decía porque si os acordáis de cómo definíamos Zebraman como una tragicomedia de la realidad cultural japonesa y cómo un homenaje de género; esta vez Miike aborda el tema cómo una auténtica película de superhéroes, con toda la acción y espectacularidad que ello comporta. El tono, tanto en ritmo cómo en estética es completamente pop, muy parecido a un videoclip (de hecho hay un par de videoclips incluidos en ella), con algunos toques cyberpunk. Y así como la anterior podía parecer algo lenta en según que partes, esta vez es muy dura y trepidante, eso si, como siempre no se deja de lado lo que ha hecho único a Takashi Miike: su sentido del humor, con los diseños de personajes, algunas situaciones y expresiones o comentarios; muchísima acción y un toque muy sexy con el personaje de Zebraqueen y el escuadrón de chicas que la ayudan.

En definitiva, podríamos decir que se trata de una película de superhéroes de las de toda la vida, con tanta acción que no deja ni un momento de descanso y con una estética muy cuidada en todos los sentidos, imposible aburrirse con ella.

  • Lo mejor de la película:

Que Miike no siga con lo que hizo en la primera y sea capaz de ofrecernos algo mucho más gamberro e impactante, sin perder la continuación de la saga.

La parte más sexy de Zebraqueen, un personaje que es imposible que no os guste.

  • Lo peor de la película:

Demasiados flashbacks de la primera película, cómo si se quisiera ayudar al que no la ha visto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *