Zombies tailandeses en SARS wars

SARS wars

Hoy os traemos una película tailandesa de serie B, de esas que tanto nos gustan (aunque sólo sea para ver algunas veces) de las que son tan malas que no podemos dejar de reírnos. Se trata de SARS wars, una de zombies (o más bien infectados) y lo más bizarra posible, con poquísimo presupuesto, pero en la que podemos encontrar un poco de todo lo que deben tener las películas asiáticas extremas, y es que hay que ver que incluso sin medios se puede hacer algo mucho más entretenido que muchas de las películas millonarias que después nos hacen hasta bostezar mientras las miramos.

SARS wars
Zombies chungos

Todo empieza con el rapto de la hija de un rico tailandés (una auténtica coegiala), los secuestradores se la llevan a un edificio en el que la tienen retenida, mientras el padre contrata a un especialista (en verdad sólo a su discípulo) para rescatarla. Pues a todo esto, resulta que en todo el mundo se está extendiendo un virus llamado SARS que convierte a los infectados en una especie de zombies muy agresivos y con ganas de matar a todo el mundo; justo cuando el virus llega a Tailandia, los portadores acaban en ese edificio y todo el edificio empieza a infectarse, convirtiéndose en un auténtico campo de guerra entre zombies y los supervivientes. Mientras tanto, el joven discípulo salva a la colegiala y la intenta llevar fuera del edificio lejos de la banda de secuestradores, con la mala suerte que, justo cuando llegan a la salida, el gobierno la bloquea y entran las fuerzas especiales a matar a todos los infectados. Así, acabaremos con un chico con katana y que domina la artes marciales, custodiando a una colegiala, una banda persiguiéndolos, todo el edificio lleno de infectados que acaban con lo que se les ponga delante, los hombres del gobierno con instrucciones de destruirlo todo, el maestro que se ha colado para salvar a su discípulo, una guapa científica que quiere buscar la vacuna contra el virus y algún engendro más; todos sin poder salir del edificio y luchando entre ellos, un caos total.

Como ya os hemos dicho, la película es de serie B, así que no esperéis un peliculón con toda esta trama, os debemos advertir que no es una película de acción, sino una comedia exagerada que incluso se ríe de si misma como película. Y ya nos lo deja claro desde el principio, cuando secuestran a la colegiala una banda de individuos cada uno más ridículo que el anterior; pero sobretodo tenemos claro que auque se tome la película como algo no serio, no han querido que falte de nada y así tenemos en la misma cinta cosas tan dispares como katanas, colegialas, travestis, espadas de luz, sexo (sin que se vea nada, es una comedia), serpientes gigantes, zombies, explosiones y disparos, drogas, bebes zombies, escenas anime y muchas cosas más  e inesperadas.

SARS wars
Colegialas ensangrentadas con hachas

Lo mejor de la película es que, tanto el director, como el resto de equipo o incluso los actores saben bien lo que están haciendo (una peli mala para que la gente se ría de ellos), y esta conciencia la hace aun más divertida, pudiendo emular a otras películas del género como Demons (tenemos incluso la escena de la motocicleta), Braindead, Terminator, Kill Bill, Star wars o muchas otras con algunas escenas más paródicas que otra cosa y pudiendo meter cualquier cosa que se les ocurra a los guionistas dentro de la trama sin ningún tipo de pudor.

También debemos decir, que por muy mala que sea, es una de esas películas que no pierde el ritmo trepidante que la domina ni un segundo, no nos deja ningún momento de aburrimiento, con sus peleas, sus tonterías, sus chistes malísimos, música roquera sin parar, coreografías malas pero algo trabajadas, sangre a chorros en casi todas las escenas, etc. Así que os podemos asegurar que con ella no os aburriréis.

Aunque no conozcamos a sus actores, se ve que son muy populares dentro de la comedia tailandesa, tanto Suthep Po-ngam (Killer Tatto, The rocket), como Somlek Sakdikul (Buppah Rahtree, Thai thief); y en cuanto a su director Taweewat Wantha, no ha hecho gran cosa por el momento, pero todo han sido comedias locas (The sperm, Fireball).

En definitiva, una película de lo más cutre, pero siempre muy divertida, que se sabe reír de si misma sin ningún problema, con mucha acción y con el tema de zombies que está tan de moda; recomendadísima para los fans de katanas y colegialas.

  • Lo mejor de la película:

Increíble como se pueden juntar tantas cosas en un mismo guión y hacer que fluya.

  • Lo peor de la película:

No la veáis si esperáis algo con cara y ojos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *