El slasher más bestia de Yoroi: samurai zombie

Volvemos con un poco de caña de la más dura a las páginas de Katanas y colegialas, y lo hacemos con una película japonesa no muy actual, pero bastante conocida llamada Yoroi: Samurai zombie. Aunque por su título parezca una película de zombies y por su portada un splatter, os diremos que en realidad se trata de un slasher de estructura bastante tradicional, aunque mezcle también elementos de los otros dos géneros y una estética japonesa muy característica. No es que la película nos haya impresionado, pero queríamos seguir un poco la carrera de su director Tak Sakaguchi, que sí que nos había gustado en otros trabajos.

La historia trata sobre una familia feliz que va a pasar un bonito fin de semana al campo hasta que atropellan sin querer a un tipo, que más tarde se levanta y es acribillado a balazos por una pareja de góticos/pandilleros; ahí empiezan los problemas, y es que la pareja se cuela en su coche y, apuntándolos con armas les hacen ir hasta un sitio prohibido dónde los muertos se levantan de sus tumbas y no vuelven a morir. Allí empiezan a ser perseguidos por un samurái zombie (de aquí el título de la película, original, no?), que cada vez que mata a alguien, utiliza su sangre para levantar a otro samurái del cementerio y devolverlo a la vida. En la historia van entrando distintos personajes como una pareja de policías o una anciana que les advierte del peligro, así hay más gente que matar, pero en definitiva, casi toda la película es sobre pobres humanos que coreen con samuráis de más de dos metros, caras desfiguradas y fuerza sobrehumana persiguiéndolos y matándolos para hacer más grande su ejército.

Samurai zombie
Una pareja algo cani, pero efectiva

Aunque nos habríamos imaginado otra cosa de esta película (sobretodo que fuera más extrema, sobretodo viniendo de quien viene), consideramos que tiene algunas ideas muy buenas y que al menos ha sabido diferenciarse de otras del género con algunos elementos muy identificativos. Para empezar, ha sido casi una reinvención del género slasher ya que, manteniendo la estructura clásica de sus predecesoras de la época dorada del género en los ’80, incluso manteniendo algo de su ambientación, los tópicos y los personajes, se ha llevado a una situación con algunos elementos del splatter japonés más actual, como las muertes llenas de sangre, elementos amputados o tripas por todas partes, como situaciones absurdas mezcladas con ultraviolencia, o como una estética típica de las ciudades más modernas del Japón trasladada a un escenario rural.

Sin duda alguna, la parte más trabajada en cuanto e efectos de maquillaje, música, efectos visuales, etc. ha sido la de los zombies, y no sólo en su caracterización, que está bien, pero sin matar; sino en las distintas escenas en que estos salen de sus tumbas, en las que parece hasta una película distinta, o más bien un videojuego, dándole a estas toda la emoción y espectacularidad que se ha podido; yo casi hasta las había aprovechado para hacer más tarde una película de mayor envergadura.
Y como no, la peor parte recae sobre todo en las actuaciones de sus protagonistas, que son peores que pésimas, no esperábamos más de una película de serie B sin ningún tipo de pretensión, pero al menos en otras iguales se sobreactúa o se busca gente algo carismática para darle un poco de gracia al asunto. Otro de los punto bajos es el guión; y no nos referimos al argumento, ya que la idea general no es nada mala, incluso el final de la película es muy original y le da algo que otras no tienen; sin embargo, a la hora de trasladar esta idea a una hora y media, no se ha sabido preparar bien, o se ha hecho de cualquier manera pareciendo que gran parte de las escenas son improvisadas o que están metiendo algunas de las cosas solo para llenar espacio vacío, sin conectarlas con otras ni darles mucho sentido. Sabemos que la mayoría de películas del género son así, pero la verdad es que, con algunas de las que hemos visto últimamente, esperábamos un poco más de esta.

Samurai zombie
Los samurais “poco” zombies

Su director, Tak Sakaguchi ya nos había convencido como director en una de las partes de Mutant girls squad, pero sobretodo como actor en películas como Versus o Yakuza weapon; ahora vemos que lo suyo es actuar o montar escenas de acción, pero esto de hacer largometrajes al igual se le queda un poco grande; en esta película (como en todas la suyas) también actúa, haciendo de malvado, quizás el único papel que tiene algo de gracia, junto con el de su novia Airi Nakajima. A parte de que el personaje pueda tener más o menos gracia, también actúa aquí Mitsuru Fukikoshi (Coldfish), aunque no le dan nada de tiempo para lucirse.

En definitiva, una película con una buena premisa y que gustará a los más fans del género slasher por algunas de sus secuencias que están realmente muy trabajadas, pero quizás se debería haber hecho un corto con este material ya que no se ha sabido introducir bien ni la situación, ni los personajes, ni casi nada.

  • Lo mejor de la película:

Las cabezas cortadas y los increíbles chorros de sangre que salen de ellas, ni Nishimura lo consigue.

  • Lo peor de la película:

Una desorientación total, casi ni sabemos por qué pasan las cosas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *