No tan vulgar como dice Vulgaria

Como estamos en una semana en la que os queríamos traer algo del humor actual que está pasando por Asia, volvemos con una película muy poco extrema (en realidad casi nada), pero que ha pegado fuerte ahora y nos picó la curiosidad. Vulgaria es una comedia de situación venida de Hong Kong y llamada así en teoría por su vulgaridad y no por el país que todos estáis pensando (que además se escribe con B); no es la típica película que nos gusta recomendar aquí, pero para que sepáis como son estas cosas, así que pasaremos rápido por encima.

Vulgaria
Alguna chica guapa haciendo cosas malas

Se trata de una película del llamado metacine, o lo que es lo mismo, el cine dentro del cine. Empieza con una clase de alumnos de cinematografía que asiste a la charla de un productor que les debe explicar cual es su función en su película. El productor cuenta su trabajo mediante todo lo que le pasó en su última película, un producto de CATIII que le hizo pasar las mil y una, desde tener que tratar con un mafioso para conseguir dinero y que éste le haga comer las cosas más raras, y hasta hacérselo con una burra (si queréis saber si lo llega a hacer tendréis que mirar la película), pasando por sus problemas con su ex-mujer y su hija, una aspirante a actriz que hace felaciones con peta-zetas en la boca, una antigua estrella del prono de unos 60 años que tiene que protagonizar su película; una demanda por acoso sexual de su ayudante por malentendidos con el idioma, y hasta tener que meter a la novia del mafioso en la película (y nunca adivinaréis quien es ella hasta que aparezca). Todo esto para poder llevar a cabo un proyecto de mierda que seguramente ni siquiera llegará a salir al mercado, pero es su trabajo y está orgulloso.

La película no tiene nada de acción, ni es visualmente nada del otro mundo, ni nada de eso, es simplemente una película de diálogos, en la que salen muchos chinos hablando muy rápido y diciendo muchas tonterías; la gracia se supone que está en lo irreverente de los diálogos, en hablar de sexo o de guarradas abiertamente, sin tapujos y buscando lo más extremo o impactante en cada momento, creando algo de lo que se llama políticamente incorrecto. Pero al final queda bastante floja; sí que es verdad que algunos diálogos nos han hecho reír algo, y algunas escenas han quedado divertidas de verdad, pero supongo que de nuevo (al igual que en otras películas que hemos visto antes), se trata de un humor muy local, que la gente de allí apreciará mucho, pero que aquí nos cuesta coger ya sea por diferencias culturales o por referencias que no pillamos, y lo digo por algunas veces en las que se habla de problemas entre gente hablando el cantones y el mandarín, o por algunos personajes de los que se habla y que aquí no conocemos ni por asomo.

Vulgaria
Actores como Ronald Cheng dándolo todo

El director Pang Ho-Cheung es el mismo de otras comedias del estilo como Love in the Buff o Love in a Puff, de las que hemos oído hablar muy bien, pero que nunca hemos ni siquiera intentado ver por tener otras cosas mejores o más de nuestro estilo; la película no está nada mal dirigida, es más, juega bastante bien con los cambios entre el productor contando la historia delante de la clase y la historia en sí, para que no se haga muy pesado o repetitivo y darle algo de originalidad. Y los actores son, en realidad estrellas en el panorama de Hong Kong, con una gran carrera detrás: Chapman To (Kung Fu Soccer, Mr. and Ms. Incredible) o Ronald Cheng (The four, All’s well, ends well) entre otras personalidades que van pasando por delante de la pantalla; y la verdad es que debemos admitir que lo hacen muy bien y se meten mucho en su papel.

En definitiva, no os diremos que es una mala película, porque no lo consideramos así, tan solo que no le hemos sabido encontrar la gracia, quizás por el sentido del humor tan chino, tan local, o quizás por no ser nuestro tipo favorito de películas y ese humor tan absurdo que nos hace troncharnos.

  • Lo mejor de la película:

Algunos momentos inesperados que de verdad te sorprenden.

Esta música que nos encanta.

  • Lo peor de la película:

Que te engañen con el póster y un argumento sobre filmación de películas CATIII.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *