The YinYang master, otro wuxia chino producido por Netflix

The Yin yang master

Seguimos con nuestras reseñas de cine asiático que podemos ver en Netflix (se nota que es la única plataforma de TV que pagamos…) y esta vez con todo un wuxia venido de China: The YinYang master; hace poco ya os contamos sobre The YinYang master: Dream of eternity, otro wuxia actual que nos gustó, pero que no acababa de convencernos; pues bien, ésta no tiene nada que ver, bueno están situadas en el mismo mundo y quizás provienen de la misma saga de novelas, pero ni personajes, ni historia ni nada… Ya os avanzamos que quizás ésta nos ha convencido bastante más que la anterior, quizás porque está hecha con más humor y no se toma en serio a sí misma (igual que sucedía con los wuxias de los ’80).

The Yin yang master
Personajes carismáticos

La historia nos sitúa en un mundo de fantasía en el que los monstruos llegaron a convivir con los hombres, pero como es una convivencia anti natural, se creó una espada mágica para echarlos y actualmente los hombres viven en una gran ciudad, mientras que los monstruos viven fuera separados, en el bosque. En la ciudad hay una organización especial que se dedica exclusivamente a mantener a los monstruos alejados (la oficina del YinYang) y que a su vez custodian la piedra de escala; hace 7 años un miembro del ministerio fue acusado de intentar robar esta piedra y de tener un alma medio demoníaca, pero pudo escapar. En la actualidad, este miembro se ha juntado con algunos monstruos y se dedican a robar tesoros, simplemente para vivir mejor; pero todo se complica cuando alguien vuelve a robar la piedra sagrada y ésta acaba por casualidad en uno de los monstruos de esta alianza. Así se juntarán buscando distintas cosas: un capitán que quiere restablecer su honor y recuperar el tesoro que le robaron, el antiguo miembro de la oficina con todos sus monstruos; el verdadero villano, la jefa de la oficina del YinYang, la serpiente de ocho cabezas que antaño lideró a los monstruos y por supuesto un montón de monstruos que acabarán en una gran batalla en la que no se sabe realmente quien es bueno y quien es malo.

La verdad es que la historia tiene su chicha, y en verdad tiene mucho más de lo que os hemos contado, pero no seguimos por no spoilear; pero es la típica historia de humanos y monstruos, de peleas y romance, de buenos y malos… en un mundo completamente fantástico.

The Yin yang master
Y muchos monstruitos

También debemos deciros que la película se centra mucho en la historia, y aunque hay unos grandes efectos especiales y el poder hacer esta película ha dependido mucho de esto y de tener un gran presupuesto, no se trata, al igual que muchas películas del género actuales, de un derroche de CGI sin motivo aparente y simplemente mostrando luchas y magias para parecer espectacular; pues aquí no solo la historia está bien pensada, bien contada y tiene su gracia (aunque nos recuerde a muchas otras de películas similares), sino que dedica sus buenos momentos a entrar en las emociones de los personajes, en crear algo de conflicto personal, etc.

Mirando la parte que más os debe interesar, que es la de la acción, pues bien, aquí tenemos unas luchas que intentan coger un poco el estilo clásico de las películas de los ’80, con buenas artes marciales, mucho cableado, algunos poderes místicos para animar el cotarro, pero que tampoco son tan grandes como para quitarle importancia al aspecto más marcial, y en definitiva, todo bastante convincente y bastante espectacular, sin llegar a eclipsar a la historia ni a la importancia de cada personaje.

Y en realidad nos ha sorprendido un poco el nivel de calidad de os monstruos, que es dónde más podía fallar una producción así; la calidad es excelente, incluso la inclusión con imagen real está muy bien lograda (y es que en China saben hacer muy bien todo esto); y, aunque la mayoría de los monstruos sean bastante infantiles, esto no nos ha preocupado mucho, porque es el único punto de humor y en un wuxia que intenta recuperar un poco el espíritu de los ’80, no debe faltar ese toque cómico.

Con una bonita imagen, tanto a nivel de fotografía como pensando en vestuarios, escenarios, diseño de personajes o elementos de CGI y unos actores bastante correctos, quizás más cómicos y de acción que a nivel interpretativo; nos ha parecido una película muy correcta. 

En definitiva, un wuxia actual que intenta conservar el tipo de historias y la forma de narración de los clásicos de los ‘80, con mucha acción y humor, pero aprovechando todas las técnicas y tecnologías actuales. Más que entretenida. 

  • Lo mejor de la película: 

Divertida y entretenida, perfecta para pasar un buen rato.  

  • Lo peor de la película:  

Poco original, pero tampoco importa mucho. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *