2.0 vuelve Chitty el robot

2.0

Volvemos con uno de esos estrenos locos que nos llegan directamente de India, y esta vez no se trata ni siquiera de una película de Bollywood, sino que quizás estamos viendo el mayor estreno del año de Kollywood al mismo tiempo que ellos. La película en cuestión es 2.0, para los que vayáis un poco perdidos, la secuela de ese exitazo que fue Enthiran, y que para Katanas y colegialas supuso nuestra primera película extrema India en el Festival Nits de Cinema Oriental. Pues bien, vuelve el robot Chitty más gamberro que nunca para dejarnos a todos locos con una de esas películas completamente absurdas, casi sin sentido. No es necesario haber visto la primera parte para disfrutar de ésta, aunque sí recomendable, ya que ésta empieza justo dónde se quedó la primera y con todos los problemas que dejó, que influyen bastante en su desarrollo, pero para disfrutar de una película loca y llena de acción, no tendréis ningún problema de no entender las cosas que pasan.

2.0
Chitty aun más gamberro

Esta vez, el protagonista de la historia es un viejo científico amante de los pájaros, que en sus estudios se da cuenta del peligro que corren éstos en la sociedad actual, ya que las ondas que emiten los aparatos de telefonía móvil interfieren en sus sentidos de localización; el hombre se acaba frustrando al máximo cuando todos rechazan sus hipótesis a favor del progreso tecnológico y al final acaban construyendo una antena al lado de su refugio de aves. Después de toda esta frustración, de alguna manera acaba consiguiendo el control de todos los teléfonos móviles de la ciudad, haciendo que éstos salgan disparados de las manos de sus dueños ya vayan a parar hasta él. Cuando las autoridades ven lo que está pasando, piden ayuda al mejor científico de India, quien aporta cómo único plan viable el de reactivar a Chitty el robot, que ya está modificado de acuerdo con las leyes de Asimov y no dañará a los humanos (véase Enthiran). Al final el robot, junto con un ejército creado por él mismo y la ayudante robótica del científico se enfrentarán a ésta nueva amenaza con una pelea por todo lo alto.

Como todas las películas de este tipo, ésta se parte en dos partes muy diferenciadas (y además físicamente por el típico Intermission); el problema es que creemos que como siempre, la primera parte nos contará la historia en sí y la segunda nos llevará a la pura acción una vez ya conocemos todo. En 2.0 no es exactamente así, ya que en la primera parte nos pone en antecedentes y nos cuenta lo que está pasando, además de entretenerse en mil tonterías y números cómicos que alegran la cinta mogollón; el problema es que, cuando empieza la segunda parte y después de dejarnos con la boca abierta en el final de la primera, se recrea con un largo flashback para contarnos las motivaciones del científico y no es hasta al cabo de un buen rato que vuelve al presente y empieza la acción en sí; la verdad es que esta espera da un poco de pereza…

2.0
Un villano de móviles

Sin embargo, en cuanto empieza la acción, ésta es tremenda, con un despliegue de medios por todo lo alto, con unos perfectos efectos especiales, unas coreografías espectaculares y en general una acción llevada al límite, lo más irreal y loca posible. Para los que la pillen de nuevo, fliparán sin duda, pero para los que ya hayan visto Enthiran comprobarán que toda la lucha y las escenas de acción en general son casi una copia exacta de la primera parte, no es que nos quejemos porque es difícil mejorar lo presente, pero pierde ese elemento de sorpresa que tuvimos al ver algo tan y tan exagerado la primera vez.

Pero no todo en la película es acción, ya que ésta vez tiene una parte muy importante de crítica social (que debería afectar a todo el mundo), y algo de ciencia ficción (aunque en 2.0, ésta es mínima, relegándose tan sólo a introducir a los robots e inteligencias artificiales y algunos planos de circuitos integrados, poco más); y lo que más triunfa en realidad, aunque no lo parezca, es toda su parte cómica, que tampoco es nada del otro mundo, sin la cual la película sería otra más de acción dentro del universo asiático, pero con ella se convierte en una película de entretenimiento familiar, aunque llevada tan al límite que no estamos seguros de recomendarla a según quién. Incluso os diremos que ésta película no tiene ni un número musical (excepto al final), por lo que es apta para una audiencia global.

Y lo más importante de todo, el papel protagonista para Rajinikanth, una leyenda viva del cine Tamil, sinónimo de taquilla y éxito asegurados sólo por lo que su figura significa para la gente del pueblo. Además de una buena dirección por S. Shankar (Enthiran, I) y una belleza secundaria como Amy Jackson (I, The villain) que no puede igualarse a Ashivara Rey, pero que también es espectacular.

En definitiva, una película de acción y humor espectacular como sólo saben hacer en India; quizás nos presenta pocas diferencias con su primera parte Enthiran y no tiene ese efecto de sorpresa que nos llevamos entonces, pero es igualmente disfrutable, mucho más para los que no hayan visto la primera parte.

  • Lo mejor de la película:

Espectacular!

  • Lo peor de la película:

Bastante parecida a la primera parte, por no decir casi igual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *