Bloody chainsaw girl, colegialas y motosierras

Bloody chainsaw girl

Ya hacía un tiempo que estábamos necesitados de un buen splatter japonés, y es que Noboru Iguchi, Yoshihiro Nishimura y compañía se están portando demasiado bien últimamente, desde aquí les animamos a reprender sus actividades iniciales, aunque ellos puedan pensar que es un paso atrás, hay mucha gente que lo está deseando. Por suerte en el festival Nits de Cinema Oriental nunca se olvidan de nosotros, y la noche Golfa es algo tan sagrado que no se atreverían a eliminar jamás. Este año hemos podido ver Bloody chainsaw girl (Chimamire sukeban chênsô), un nuevo splatter japonés que quizás no está a la altura de los más grandes, pero que, inclso sabiendo que está delante de un público muy minoritario, se atreve a hacer una película de una colegiala con una motosierra que va destripando engendros mutantes por el instituto, toda una proeza. Basada en un manga poco conocido, pero muy bestia, esta constituye su live action oficial.

Bloody chainsaw girl
Nuestra querida protagonista

El argumento es más que simple, cuando nuestra protagonista va al instituto un día, se encuentra con unos estudiantes que se han transformado en cyborgs mutantes y que intentan atacarla para poder destruirla como sea. Ella acaba con ellos sin muchos problemas gracias a la gigantesca motosierra que siempre lleva encima, pero aquí no se acaba la cosa, sino que durante todo el día la irán atacando y ella intentará averiguar porqué este afán de acabar con ella. Gracias a distintas personas que le contaran cosas que sucedieron en el pasado, podrá saber que una de las estudiantes (un gran coco en ciencias) es al que ha preparado todo esto, así que irá a buscarla y a enfrentarse a ella para intentar conocer porqué le hace esto y para terminar con ello.

No se si podríamos decir que la película es una auténtico splatter, ya que, para los que conocéis el género, sabréis que se basa en reírse de manera absurda y exagerada añadiendo humor a las escenas más gores imaginadas; pero aunque esta película lo intente, ni el gore es demasiado destacado, ni el humor nos ha hecho reír demasiado, incluso así, hemos disfrutado bastante por una parte y nos ha aburrido algo por otra, como se suele decir, una de cal y otra de arena.

  • El diseño de los personajes es excelente, aunque no haya nadie muy destacado ni carismático. Empezando por una protagonista súper cañera, los que más son los mutantes de la primera escena (todos muy molones y divertidos) y el resto (salvo alguna excepción) no tienen nada de espectacular, pero no están nada mal.
  • Es de agradecer unas protagonistas, tanto la principal, como la secundaria e incluso la villana, que sean una jóvenes japonesas guapísimas y bastante sexys, en algunos momentos intentando enseñar carne (en casi cada pelea podemos ver las bragas de la protagonista en planos contrapicados); incluso hay una escena con una ninja parando la motosierra con sus propios pechos.
  • Aunque no sea un humor absurdo y delirante, sino más bien infantil y sin demasiada gracia, sí que es muy japonés y en algunas escenas no hemos podido resistir soltar una risa.
  • Los actores y actrices son bastante malos, pero eso es lo habitual en este tipo de producciones, contra más cutres y exagerados, más gracia tiene la película, quizás aquí tendrían que haber sido actuaciones incluso más exageradas.
  • Igualmente los efectos especiales, son baratos pero los típicos de cualquier splatter, aspersores de sangre, explosiones en CGI demasiado metidas con calzador, etc.
  • Y las escenas de lucha, pues no son unas coreografías espectaculares, pero no están nada mal, ya les gustaría a muchas películas occidentales tener unas escenas como éstas.
Bloody chainsaw girl
Sangre por doquier

¿Qué es lo que salió mal entonces? Pues quizás era por los antecedentes del festival, que llevaba dos años a lo grande (Girl’s blood, Nuigulumar…), o por la hora y el cansancio, cuando el público no estaba por demasiadas tonterías, pero la verdad es que hubo bastante malas críticas en el cine. Y la verdad es que por muchas ganas que se hayan puesto en un proyecto como este, y por muy bien que se haya intentado hacer, aquí las escenas de acción y de sangre son bastante secundarias y sólo nos sirven para pasar de un lado a otro de la historia, haciendo de ésta la parte principal y quitándole todo el ritmo posible a la película, basando toda la historia en flashbacks de distintos personajes que tenían que ir encajando para resolver el enigma (rollo Rashomon), pero todos los falshbacks carentes de acción y de ritmo, incluso con musiquita de culebrón, incluso repitiendo algunas escenas.

En definitiva, una película impresionante por muchos aspectos: con colegialas, sangre, motosierras, mutantes, ninjas, chicas sexys… lo único que podríamos pedir a un buen splatter; pero que falla al intentar darle peso a un argumento que por otra parte es demasiado simple y tonto, y pierde todo el ritmo y la fuerza que podría tener.

  • Lo mejor de la película:

Aunque no sea demasiado gore, nos encantan esas peleas. El poster y el trailer, espectaculares.

  • Lo peor de la película:

Los momentos a lo culebrón romántico japonés.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *