Cyberpunk surrealista con The red spectacles

The red spectacles

De nuevo, como nos ha pasado otras veces, nos disponíamos a ver una buena película cyberpunk japones, y cuando ya estábamos en ello nos hemos dado cuenta de que no lo era, sin embargo esta vez, quizás por que íbamos sin saber nada de la película y sin expectativas, nos ha sorprendido para bien. La película en cuestión es The red spectacles, que representa una parte de la Saga Kerberos (un conjunto de relatos creados por Mamoru Oshii), ésta saga se compone de dos películas (al estilo live action), algunas series de cómics, un anime e incluso alguna serie radiofónica (en el tiempo en que estaban de moda). The red spectacles es la primera película de la saga, precedida tan sólo por una serie radiofónica relatando los acontecimientos anteriores y con una continuación llamada Stray dog: Kerberos panzer cops, la podemos ver influidos por el anime que cierra la saga (Jin Roh) que se hizo bastante famoso y que muchos ya habréis visto.

The red spectacles
La imagen más predominante de la película

Antes de empezar la película se nos cuenta la situación, dónde en un futuro (un futuro de es época, que se representaba por 1995) la situación mundial cada vez es más complicada y el crimen crece desmesuradamente, por lo que se crea un cuerpo policial especial nombrados los Kerberos, una gente con buena constitución física y dotada de unas armas pesadas y una armadura integral. Cuando el gobierno ve que esto están adquiriendo mucho poder y los quiere eliminar para cambiar todo el sistema y hacerse de nuevo con el poder. Hay tres policías que escapan, pero dos de ellos quedan heridos y no pueden ir muy lejos, por lo que sólo uno puede salir del país y huir definitivamente de la persecución, prometiendo a los otros dos que volverá a buscarlos. Al cabo de unos años, cuando la cosa parece que se ha calmado bastante, el único superviviente vuelve a buscar a sus colegas, pero se encuentra con una ciudad dominada por otro organismo (los gatos), con que muchas de las cosas que le gustaban han desaparecido y con que sus compañeros ahora parecen ser traidores o se han sometido al nuevo poder. Así que mientras es perseguido por la nueva policía, interrogado y torturado, intentará buscar a sus antiguos amigos y enterarse de qué ha sucedido.

The red spectacles
Hasta la portada alternativa es Yakuza

La película empieza con un tono muy cyberpunk, lleno de acción y con una estética increíble, con las armaduras y las armas dignas de cualquier buen manga futurista; pero en cuanto llegamos a los títulos, y en cuanto los policías se separan, la cosa cambia completamente, poniéndose todo en color sepia e intuyendo al principio que vamos a presenciar una auténtica película yakuza de los ’70 (casi una producción de la Nikkatsu, con su jazz, su simplicidad, sus diálogos escasos…), sin embargo nos vamos dando cuenta más rápidamente de lo que podáis pensar, que tampoco es eso, sino que se ha optado por una película muy surrealista, casi de metacine o con un estilo muy teatral y en todo momento con un sentido del humor bastante absurdo, por lo que vemos mezclados momentos de alta tensión o de mayor carga dramática con otros muy absurdos que nos dejan paradísimos, pero la mayor parte del tiempo riendo de las bromas y de los cambios y la situación en general.

Así Mamoru Oshii, director sobretodo de anime con joyas como Ghost in the shell, pero con alguna incursión a la imagen real como Avalon, consigue hacer una obra única, que pudo no gustar a mucha gente en la época (pensad que se hizo a finales de los ’80), pero que ahora podemos ver como una maravilla debido a toda su ambientación (colores, personajes, etc.) y también a su sentido del humor y surrealismo. Le acompaña en la música, como casi siempre su colaborador Kenshi Kawai, que aquí nos mezcla jazz con rock, música de comedia teatral o con un estilo más clásico dependiendo de la escena y lo que quiera transmitir.

En definitiva, no busquéis en ella el concepto típico de cyberpunk, más bien tiene aspecto de película antigua, pero no por eso os dejéis de sorprender al verla.

  • Lo mejor de la película:

Esos ataques enemigo en forma de diarrea.

  • Lo peor de la película:

El final es acertado, pero te deja con la sensación de que te falta algo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *