El gato y el ratón en Running out of time

Como ya sabréis, estamos en nuestra semana especial de cine negro, después de haber visto varias películas HK noir, decidimos hacer este especial para aproximaros a un género que nos ya conocíamos, pero sobre el que hemos profundizado un poco más y en el que hemos visto que podemos encontrar mucha calidad cinematográfica. Empezamos por una película magnífica de un gran director: Running out of time (que en nuestro país se tradujo como Con los días contados); ahora os vamos contando más, pero de momento sabed que se trata de uno de los mejores representantes de la segunda ola del género (después del heroic bloodshet).

Running-Out-Of-Time
Policías y ladrones

La trama, al igual que en muchas ocasiones, no es la más original del mundo; sin embargo cumple con su cometido de darnos algo de intriga y situaciones límite, aunque la película no base su fuerza en ella. Un policía negociador para situaciones con reenes es retado por un criminal que se encuentra en uno de sus casos; le dice que durante tres días va a jugar con él y a ponerlo a prueba. Los dos se conocen enseguida y con sus habilidades mentales descubren como es y como piensa el otro, así que se van encontrando y escapando el uno del otro con distintas jugadas. Pero resulta que el ladrón tiene un cáncer terminal con lo que sólo le quedan unos días de vida, así que lo que quería de verdad no era un simple juego, sino que sus intenciones iban mucho más allá; acaba encontrándose con el policía e incluso haciendo un trato.

La película puede empezar como cualquier otra de policías, pero en poco tiempo de metraje nos damos cuenta de que está realizada con gran maestría, con un ritmo intenso en algunas partes, de expectación en otras e incluso llega a ser romántico y lento en otras, sin embargo, en ningún momento te avasalla, sino que el ritmo va cambiando de forma muy gradual y acorde con la historia y con la parte que nos quiere contar en cada momento (y también lo que nos quiere ocultar hasta más adelante). También en la puesta en escena vemos que no se trata de una película más, tanto en la actuación de los dos personajes principales, como en los diálogos incisivos, las situaciones que llegan a ponerte de los nervios, la intriga de no conocer toda la historia, etc.

Técnicamente, la película es excelente, tanto en la iluminación de escenas y elección de escenarios (puede pasar de las calles de Hong Kong a las más modernas oficinas con la máxima realidad); unos planos y escenas perfectamente pensados y rodados con una exactitud milimétrica; unas escenas de acción (no acción de tiros o peleas como estamos acostumbrados, sino de persecuciones o escapadas) también muy bien preparadas, tanto en la concepción de la escena, como en la manera de filmarla; incluso alguna escena tierna sorprendente como la del autobús, que lo dice todo sin decir una sola palabra.

running out of time
Hasta una mini parte romántica

El director de la cinta es Johnnie To, del que ya os habíamos hablado alguna vez y del que queremos recordaros que no solo ha hecho historias de acción como ésta, Election, Breaking news, etc. sino que ha sido capaz de enfrentarse a otros géneros como el romántico o el más empresarial con películas como Romancing in thin air o Life without principle. Nos ha demostrado en muchas ocasiones que es capaz de dirigir cualquier historia y de hacerlo con gran maestría.

Y en cuanto al dúo de protagonistas, también decir que son dos expertos en el mundo del cine negro y dos estrellas de Hong Kong, que en esta cinta se compenetran muy bien el uno con el otro; se trata de Andy Lau (Infernal affairs, Detective Dee) y Lau Ching Wan (Overheard, Life without principle); podríamos decir que una parte muy grande del éxito de la historia se la debemos a ellos.

En definitiva, si os gusta el cine negro, es imperdonable dejar escapar esta película, algo que no solo os sorprenderá, sino que además os dejará con un muy buen sentimiento después de verla, algo muy bien dirigido, bien interpretado y con toda la intriga y la acción que merece una gran obra del cine negro de Hong Kong.

  • Lo mejor de la película:

La forma como vamos conociendo a los personajes y nos vamos metiendo en su piel, sin saber si preferimos apoyar a uno o al otro.

  • Lo peor de la película:

Pues como en otras ocasiones, no se nos ocurre nada malo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *