Little big soldier, la comedia antibélica de Jackie Chan

Siguiendo con esta semana de película asiáticas bélicas, hoy queremos comentaros una propuesta bastante diferente de las que estamos acostumbrados, pero que no podíamos dejar de comentar dado que es una de las últimas películas de Jackie Chan llamada Little big soldier, que más que bélica resulta ser una comedia anti-bélica, no sólo muy entretenida, sino también con un mensaje bastante potente. El mismo Jackie pensó la idea de hacer esta película hace años, y no fue hasta hace poco, cuando ya había anunciado su decisión de retirarse del cine de acción, cuando se llevó a cabo, dejándose para él mismo el personaje simpático, en vez de ocuparse del héroe de la película.

Little big soldier
El bueno de Jackie

La acción se sitúa en los Warring states, es decir, cuando China aún estaba dividida en diferentes estados de pequeñas dimensiones. Después de una salvaje batalla entre dos estados en la que todos los miembros de ambos ejércitos acaban muertos, nos damos cuenta de que aún queda uno vivo, un soldado raso bastante cobarde que se ha hecho el muerto y se ha estado escondiendo durante todo el combate; pero también el general de las tropas enemigas ha sobrevivido, bastante herido, y es capturado por el pequeño soldado cobarde, que pretende llevarlo ante sus superiores y cobrar la recompensa por él, para poder montar su propia granja, dejar el ejército y tener una vida tranquila. Pero el viaje no será nada agradable, además de las dificultades en las que le pondrá el general y de sus propias limitaciones por ser una buena persona, también los perseguirán varios grupos de soldados, unos del mismo bando que el general, pero con intención de matarlo para asegurar la coronación de su propio hermano, los otros serán un grupo de bárbaros que dominan una de las regiones por las que tienen que pasar; esto y muchas otras peripecias harán que el viaje sea, como mínimo, entretenido hasta llegar al hogar del pequeño soldado.

Cuando os definimos la película como bélica no esperéis en ningún momento grandes batallas, ni ejércitos multitudinarios ni nada por el estilo; en realidad si la tuviésemos que definir por su contenido y no por su apariencia más bien diríamos que es una película de aventuras o incluso una road movie de época, con un viaje que resultará mucho más accidentado y aleccionador de lo esperado y con inconvenientes varios a cada una de las escenas.

Little big soldier
Situaciones disparatadas

Lo más grande de la película, sin duda es su pareja de protagonistas, dos personalidades enfrentadas pero complementarias, muy bien definidas y con caracteres muy fuertes los dos, y el hecho de que tenga que ser el general (que representa todo un héroe clásico) el que aprenda las lecciones y acabe sucumbiendo ante el pequeño soldado, que lejos de ser alguien insignificante, tendrá toda la sabiduría, la bondad y la motivación de una persona de buena moral. Así no sólo nos fijamos en las aventuras que van pasando, que en realidad no son tan originales, sino las típicas de cualquier parida de rol; sino que la película viene definida por los comportamientos de sus protagonistas de cara al otro cuando tienen que pasar ante cada adversidad. También nos ha sorprendido que, excepto por un final inesperado en este tipo de películas, no se trate de una película bélica, sino que tenga un fuerte mensaje antibélico, incluso siendo una producción China, y ya sabemos lo que a los chinos les gusta presumir de sus ejércitos y de todas las proezas que han realizado en los campos de batalla.

En otros temas, el ritmo de la película es excelente, recordándonos en este aspecto a las obras más clásicas de Jackie Chan, en el que cada segundo del metraje tiene su parte de acción o de diversión, sin dejar ni un momento para el aburrimiento y, aunque Jackie ya esté un poco mayor y no se mueva como antes, sus fans podrán disfrutar de sus ya famosísimas piruetas de combate, saltando, esquivando y usando mil cosas para escapar de sus enemigos. Es verdad que aquí no encontraremos muchos combates propiamente dichos (sí alguna pequeña demostración de espadas, etc.) pero tampoco los echamos en falta ya que con otros tipos de acción se van sustituyendo perfectamente.

En definitiva, una de las últimas películas de Jackie Chan que más que una de artes marciales representa una aventura clásica con un viaje revelador; llena de acción, de humor, con algunas de las típicas piruetas de Jackie, con una buena moraleja y un gran final y en general con un personaje entrañable capaz de gustar a todo el mundo. Vaya, que si no la habéis visto aún ya estáis tardando, aunque no sea muy extrema la recomendamos encarecidamente.

  • Lo mejor de la película:

Una producción excelente para toda la familia, pero que gustará también a los fans del cine menos familiar.

  • Lo peor de la película:

Quizás alguno de los malos de un poco de risa más que asustar, que es lo que debería hacer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *