Revenger, artes marciales desde Corea

Revenger

Hoy vamos a dedicar esta reseña a una película de artes marciales hecha en Corea del Sur, ya sé que no solemos ver mucho cine de este país y género, pero la verdad es que ésta precisamente nos ha sorprendido bastante por su excelente ejecución y por seguir la línea más violenta que se lleva actualmente en las producciones de este género. Se llama Revenger y hace poco que Netflix la añadió a su catálogo para que todos pudiéramos disfrutarla sin problemas, y es que esta plataforma cada vez más está incluyendo y promocionando cine asiático, y es normal, teniendo en cuenta su éxito reciente en festivales de cine y que su público original es muy numeroso. Así que, sin saber mucho de ella, nos disponemos a ver esta propuesta que se nos pone delante.

Revenger
Escenas un poco sobradas

La historia es bastante típica (evitando un poco el contexto en qué tiene lugar); después de ver asesinadas a su mujer y su hija, un policía coreano decide entrenarse bien para enfrentarse al asesino, el problema es que, como todos los criminales peligrosos, ha sido llevado a una isla desierta que actúa como prisión y en la que no hay ninguna ley. Cuando comete un crimen y llega allí descubre que existen dos bandos, uno de gente que no es tan mala y sólo quiere seguir viviendo tranquilamente y otro de malísimos encabezados por Khun, el asesino que nuestro policía viene a buscar; así que en un principio llega a la playa y salva (por casualidad) a una mujer y su hija que estaban siendo atacadas por maleantes, así le llevan a su campamento y después de desconfiar mucho de él, acaban contándole dónde está Khun. Él se dirige sólo a matarlo en busca de su venganza, pero la niña le seguirá porque también quiere vengar a su padre, así que los dos se encaminarán hacia la base enemiga. Nuestro protagonista deberá pelear con varios grupos de enemigos que se encontrará en el camino, tanto para salvar a su joven compañera, como para poder llegar a su objetivo final y pelear contra él en una lucha a muerte.

La verdad es que, aunque la historia sea la típica de venganza de las películas de kungfu, aquí se ve un poco más original por el hecho de que se encuentren en la isla de los convictos, desprovistos de armas, casi sin comida, sin ninguna ley, etc. lo que crea una situación casi post-apocalíptica.

La historia en sí y la manera de llevarla a cabo nos ha recordado bastante al cine de kungfu de los ’70 dónde teníamos a un karateka experimentado y muy sobrado (el típico héroe chulo y poderoso) que se iba enfrentando con grupos de enemigos cada vez más fuertes para llegar al jefe final, que le costaría, pero que acabaría derrotando gracias a alguna habilidad oculta. No así lo ha hecho su estilo, que se ha intentado renovar y parecerse más al cine de artes marciales actual, creando una mezcla al menos curiosa. El ritmo es bastante bueno, tiene algunos momentos de bajona o intento de humor, pero son tan cortos que se pasan antes de que puedas llegar a aburrirte, y el resto, entre peleas y otras escenas de acción en diferentes escenarios, con diferentes armas, etc. la hacen bastante amena.

Revenger
Peleas a lo grande

En cuanto a las artes marciales, podemos deciros que son más que correctas, utilizando el estilo actual para hacer que se vean más realistas, sin trucos de postproducción de pro medio y lo más salvajes posible; es decir, cámara en mano y con planos muy largos para que no se corte en toda la escena hasta que hay un momento de descanso, y el cámara siguiendo a los contendientes, metiéndose por dónde puede para conseguir los planos más cercanos posibles en cada golpe. Las coreografías también nos han encantado, lejos de esas producciones de fantasía o más espectaculares a las que estamos acostumbrados, pero muy efectivas e intentando mostrar un estilo de lucha algo más verosímil (que no real).

Con eso y una producción bastante buena, en la que se han gastado la mayor parte del dinero en cuidar de la fotografía, los escenarios, etc. para que no se viera la típica película de Serie B, ha quedado una película muy completa y más que correcta, digna de ver y disfrutar; sin embargo vemos que todo y ser correcta en todos sus aspectos, no destaca en ninguno de ellos, convirtiéndose quizás en una más en un momento en el que el cine de este género va cada vez a más para ser mejor que sus antecesores.

En definitiva, creemos que es una muy buena película de artes marciales de Corea (algo que no se ve muy a menudo), que os hará disfrutar un buen rato y que se pasa volando (incluso te deja con ganas de más), pero que en poco tiempo caerá en el olvido por no lograr ser mejor o diferente que le resto de cine actual.

  • Lo mejor de la película:

Nos ha transportado al cine clásico de artes marciales.

  • Lo peor de la película:

Las partes humorísticas tienen más bien poco humor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *