Más venganza, más sangre en Hard revenge Milly: Bloody battle

bloody battle

Y un poco más de splatter japonés para el cuerpo, que esta semana hemos querido estar un poco duros; cómo no, si ayer os hablábamos de Hard revenge Milly, hoy os traemos su inevitable segunda parte Hard revenge Milly: Bloody battle, con el mismo director y actriz, pero cambiando bastante el concepto de película, aun conservando la sangre y las luchas.

Esta vez Milly ya se ha vengado de la gente que mató a su familia, pero la anterior entrega nos dejaba con un final abierto de alguien que mataba a su proveedor de armas y le dejaba el mensaje de que iba a por ella. Además de tener a gente peligrosa detrás, Milly ha perdido su motivo de vida y ya sólo vive para sobrevivir, hasta que encuentra otra chica buscando venganza y decide ayudarla. Dos jefazos con sus bandas irán tras ella mientras Milly entrena a su nueva amiga y por supuesto habrá unas buenas luchas con katanas, nunchakus, tonfas y alguna otra arma sorpresa.

Hard revenge Milly: bloody battle
Las dos protagonsitas de esta entrega

Así cómo en la anterior entrega, la película se basa en un universo cyberpunk post-apocalíptico bastante bien ambientado, esta vez además de los escenarios en CGI tendremos algunos elementos más cómo la base-ciudad, también en argumento nos contarán porqué se encuentra la ciudad en este estado. Si el diseño de personajes, vestuario y armas ya era bueno en la anterior, en ésta es de lujo, mucho más trabajado en todos los sentidos, sobretodo en la nueva protagonista femenina de la que nos atrae su aspecto desde la primera vez que se la ve en pantalla, interpretada por la bellísima cantante Nao Nagasawa, que también podemos ver en Geisha Assasssin.

Aunque tenemos una buena dosis de violencia  (en algunos momentos, mucho más que en la primera entrega), en general la película se vuelve más reflexiva y menos desgarradora, incluso un poco más lenta en las partes sin acción, usando esta vez más planos estáticos, momentos sin música y diálogos lentos; pierde bastante la fuerza que tenía la primera parte y que le daba sobretodo su simplicidad, pero lo hace para darle un poco más de sentido a la historia. También se han mejorado mucho las coreografías de las luchas, que ahora son más largas e intensas, se usan muchas más armas y se ven más reales, y el maquillaje y efectos especiales (otra vez a cargo del omnipresente Nishimura san).

En general podemos decir que se trata de una película algo más profunda, en la que el argumento principal ya no es una simple venganza, también trata de venganzas pero de una manera un poco más trascendental; en la que la protagonista ya no se mueve por impulsos básicos, sino que nos muestra un alma torturada y sin sentido; y con algunas subtramas que le dan profundidad de contenidos, cómo los dolores de cabeza, la aparición de la niña…

En definitiva nos encontramos delante de una buena muestra de splatter bien hecho, con contenidos cyberpunk y una trama bien trabajada; al contrario que mucho splatters, con un tono serio y oscuro, y sobretodo con una gran evolución respecto a la primera parte de la saga.

  • Lo mejor de la película:

La presencia de Nao Nagasawa increíble en cualquier plano de la película, aunque no se vea tan dura cómo Miki Mizuno.

Poder ver una película spaltter con algo de contenido y un poco de seriedad, pero sin dejar de lado sangre y amputaciones y la risa que esto comporta.

  • Lo peor de la película:

Que reduciendo alguna parte muy lenta y quitando la primera parte en la que volvemos a ver la anterior entrega casi entera, podrían haber hecho una sola película; aunque como dijimos en Sitges la vimos cómo sesión doble e incluso en DVD se puede adquirir conjuntamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *