Milocrorze las más absurdas historias de amor

milocrorze

Hoy, otra película japonesa bastante diferente, y de nuevo nos alejamos del género extremo para traeros una comedia romántica, pero como? Os estaréis preguntando, se han vuelto locos o que? Pues no, vimos Milocrorze a love story en el Festival de Sitges y  nos encantó por su originalidad, y aunque sea del género que sea, no podemos resistirnos de comentarla y incitaros a que la veáis porque merece la pena y si que tiene su parte más extrema.

Milocrorze se basa en tres historia de amor bien diferenciadas y cada una aportando su especial punto de vista; el protagonista de la primera es Ovreneli Vreneligare, un niño muy espabilado y con un nombre muy raro, que vive en su propio mundo lleno de color y felicidad, hasta que se enamora de una tal Milocrorze (de ahí el título de la película, lo habíais adivinado, no?) que cambia su vida por completo llevándolo al mundo real, buscando un trabajo normal, comprando un piso normal, etc. y que acabará rompiéndole el corazón; y aquí es dónde enlazamos con la segunda historia protagonizada por un consejero del amor de lo más radical, que responde a sus clientes con las respuestas más absurdas y que se pasa el día bailando junto a chicas guapas por la calle, para demostrar lo grande y chulo que es; el paso a la tercera historia es un poco más complicado (no os lo cuento, ya lo veréis) y en esta hay un samurai que se enamora de una florista y tiene que ir a rescatarla de un grupo de malvados, provocando una auténtica masacre con su katana.

milocrorze
Las tres distintas historias

La primera parte nos parecerá muy infantil y romántica, pero sobretodo muy colorida y llena de imágenes muy originales; la segunda es más parecida a un videoclip: musical, rápida, muy visual y con un personaje muy carismático; y la tercera historia, aunque tenga algún salto temporal un poco absurdo, tiene el argumento (que no el estilo) del chambara clásico, con una espectacular escena de lucha.

Sin duda, si tuviéramos que destacar algo por encima de todo en esta película sería la interpretación de Takayuki Yamada, uno de los actores fetiche de nuestro querido Takashi Miike, que llevamos siguiendo desde Crows Zero, 13 assassins y hasta hemos visto en Gantz y que ya sabíamos que era alguien a tener en cuenta, pero con este trabajo se sale, interpretando personajes tan radicalmente distintos, cambiando completamente de registro y llegando a hacernos pensar que son tres actores distintos (si no fuera porque ya le tenemos calado); quizás con un poco de sobreactuación, pero eso ya era de esperar en una comedia alocada y absurda cómo esta.

También la faena de director está muy lograda, quizás aportando más el estilo de los videoclips o de la publicidad, pero Yoshimasa Ishibashi también es el guionista original y además de unos ambientes muy personales y singulares, crea unas historia atrayentes y que no te dejan ni un momento para el aburrimiento, tan solo te hacen volar la imaginación. Muy logrados por su parte los cambios entre las tres historias, que en vez de ser con el típico fundido y título nuevo, las integra dentro de la historia anterior de una manera bastante absurda, pero divertida.

En definitiva, nos encontramos delante de una película muy divertida y original, con un actor polifacético que nos encanta y que hace aquí su mayor trabajo (no en cuanto a calidad, pero sí en cuanto a demostrarnos lo que vale y todo lo que puede hacer); unas historias que nos sorprenderán en un universo muy especial.

  • Lo mejor de la película:

Como ya hemos dicho, nos encantó como se lo curra Takayuki Yamada.

También nos encantó la voz en off que narra la primera historia, además de muchos otros detalles.

  • Lo peor de la película:

No vayáis pensando que como la recomendamos nosotros es extrema, ya os hemos avisado que es una historia de amor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *