Monstrum el espíritu del kaiju en el Joseon

Monstrum

Este año se ha presentado una película que en un principio parecía que iba a ser tremenda, una de las más increíbles de la temporada, fusionando el género de monstruos gigantes con el cine bélico coreano ambientado en el Joseon (el equivalente a la edad media coreana); se llama Monstrum y las expectativas eran tan grandes porque las películas bélicas coreanas suelen ser algo aburridas o de humor de diálogos, en cambio las películas de monstruos gigantes siempre suelen suceder en la época más contemporánea, así que se nos presentaba una historia épico fantástica muy apetecible y similar a las leyendas de dragones que tenemos aquí en Europa. Sin embrago, ya sabemos que los coreanos tienen su manera única de hacer las cosas (para bien o para mal) y esto se deja notar mucho en la película.

Monstrum
Una niña monísima

La historia empieza con un general del ejército real retirado por desavenencias con la corte; él vive tranquilo con su primo y su hija trabajando el campo, hasta que llega un emisario imperial diciendo que el rey lo solicita para que le ayude a investigar unos sucesos muy trágicos. Accediendo, viajan a la corte y les cuentan que hay un monstruo que está devorando a los ciudadanos, además de ser el responsable del contagio de la plaga que ha asolado gran parte de la población del país. Juntando al ejército ministerial y una milicia formada por ciudadanos, se dirigen al bosque a investigar el asunto, pero antes de descubrir nada, el ejército ministerial los traiciona, y es que el primer ministro quiere quitarle el puesto al rey como sea; pero nuestros protagonistas escapan y descubren la guarida del monstruo (todo muy oportuno y justo en el momento adecuado), con lo que pueden descubrir qué es, de dónde viene y casi como acabar con él, no sin antes volver a palacio y desenmarañar toda la trama política que hay detrás de esto.

La verdad es que si miramos la historia fríamente, es bastante simple, muy típico todo y sin ninguna sorpresa que haga la película distinta a cualquier otra; la verdad es que con lo que te van contando y te van dejando todo bien masticado desde el principio, toda la parte final se veía venir casi desde que empieza la película. Así que lo que esperábamos que fuera un peliculón se queda tan solo en una película simplona y entretenida, pero poco más.

Eso sí, cuando la observamos un poco más a conciencia, no podemos dejar de fijarnos en qué esta película en realidad está reflejando una situación política actual que se está dando en casi todos los países del mundo, que es la estrategia de cortina de humo que usan todos los políticos, usando algunas cosas que en principio parecen muy impresionantes para tapar sus verdaderas intenciones o los trapicheos que se llevan, incluso permitiéndoles así escalar al poder para su beneficio personal. Esto nos ha encantado, si no fuera porque lo cuenta muy directamente, en vez de usar un poco de metáforas o disimular un poco; suponemos que los coreanos deben estar ya hartos de que les suceda esto.

Monstrum
Escenas de acción espectaculares

A parte de eso, en la película tenemos algunas escenas de acción que son bastante espectaculares, no incluyendo artes marciales ni coreografías súper elaboradas, pero con unos grandes efectos especiales y mucho cableado que nos trasladan a luchas multitudinarias entre ejércitos, luchas de hombre contra hombre, de hombre contra monstruo, incluso al final una gran batalla dónde se junta la pelea multitudinaria con la devastación causada por el monstruo, todo muy épico. También debemos decir que el monstruo en sí, aunque algo falto de personalidad (excepto cuando es pequeño, que resulta bastante adorable), está muy bien hecho y tiene unos movimientos perfectos para ser un CGI.

A destacar la actuación del protagonista Kim Myung-Min (Detective K, VIP) y a la joven idol Lee Hye-ri, que no actúa demasiado bien, pero es encantadora; el resto de actores son bastante mediocres, en general.

En definitiva, una película entretenida, con bastante humor y unas escenas de acción espectaculares, pero demasiado simple y predecible como para recordarla como película importante de aquí unos años; aunque en realidad nos esté hablando sobre la política actual.

  • Lo mejor de la película:

La batalla final contra el monstruo es espectacular.

  • Lo peor de la película:

Un final muy tonto, aunque después el director lo quiera arreglar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *