Oldboy o la definición del thriller coreano

oldboy

Nuestra tercera película en la lista de los 5 principales para introducirse en el cine asiático extremo sin perecer en el intento, de manera gradual, histórica y variada, es Oldboy de Park Chan Wook, la segunda parte de tres películas llamadas La trilogía de la venganza (adivináis porqué?). Después de ver el thriller que hacen en Hong Kong (lleno de disparos, acción y sentimientos) y el school survival (con mucha acción y artes marciales), nos pasamos a un subgénero bastante distinto, y es que los coreanos reinventaron el thriller a su manera, y no les ha salido mal; de ese país nos llegan muchas películas de este estilo que están triunfando en todo el mundo; y ahora veréis porque.

Oldboy
Las caras de Oh Dae-Su

Empezando por la historia que se nos cuenta, algo nada convencional hasta el momento, que trata sobre un hombre corriente (Oh Dae-Su) que es secuestrado y encerrado en una habitación durante 15 años, para más tarde ser soltado sin explicaciones y enfrentado al mundo real que ya no conoce; a partir de entonces, ese hombre tiene una sola misión en la vida: descubrir quien lo encerró y porque; aunque por el camino se enamora de una chica que lo ayuda en un momento de necesidad.
No desvelaremos nada más de la historia porque se trata de la típica trama que se va descubriendo a medida que transcurre la película, y no queremos avanzar a nadie cosas que es mejor saber cuando les corresponde.
Tenemos un principio de película algo confuso, pero también divertido (humor negro, está claro) con una escena de Oh Dae-Su en la comisaría arrestado por escándalo público y borracho perdido; también la narración del tiempo de secuestro es bastante amena, montada con escenas cortas y poco relacionadas entre sí, cosa que se agradece porque podría haber sido muy pesado (15 minutos en la misma habitación sin poder hacer nada), además, aprovecha para crear una relación de implicación y empatía con el protagonista, acentuando todo con la voz en off de sus pensamientos y sentimientos. Después de esta escena, pasamos al momento en que es libre y tiene que descubrir que ha pasado, y ya nos emocionamos al ver la paliza que les da a un grupo de jóvenes delincuentes. Pero luego se diferencia de otras películas del mismo género, porque en ningún momento se trata de encontrar un culpable (al cual podemos ver ya en la mitad del metraje), es mucho más complejo que eso, él pondrá a Oh Dae-Su en una situación desesperada, en la que no podrá vengarse hasta que no descubra, y nosotros junto a él, lo iremos sabiendo todo muy poco a poco, sin saber toda la verdad hasta el mismismo final. Durante toda la historia podremos disfrutar de unos muy buenos giros de sentimientos de sus protagonistas y llegaremos a un final distinto a todo lo visto hasta el momento, sin verse afectado por comercialidades para gustar a la mayoría.

Oldboy
La escena mítica

En el apartado técnico, no podemos hacer nada más que alabar a Park Chan Wook que ha pensado una historia intrigante y novedosa, pero no sólo eso, sino que la ha mejorado con todo lo que ha podido (fotografía, música, etc.). Empezando por la fotografía, podemos decir que todos y cada uno de los planos de la película estan muy bien elegidos y cuidados, desde algunos que nos presentan a Oh Dae-Su inmóvil mientras piensa, hasta la clásica escena del golpe de martillo en la cabeza o las luchas contra múltiples enemigos. También algunas escenas especiales, oníricas o fuera de contexto que nos dan una gran sensación de desorientación. Incluso podemos diferenciar cada momento de la película (encierro, flashbacks, momentos felices…) gracias a los colores, decorados, etc. Y en cuanto a la banda sonora, qué decir, se utiliza música clásica pero inquietante, muy acorde en todo momento con los sentimientos del protagonista, ya sean de confusión, felicidad o agresividad.
También hablar de Choi Min-Sik (el actor principal), que hasta entonces no había destacado demasiado (al menos internacionalmente), pero que gracias a este papel que interpreta excelentemente expresando exactamente lo que la historia requiere y transmitiendo sus emociones al espectador, luego ha podido volver a colaborar con Park Chan-Wook en la tercera parte de esta misma trilogía (Sympathy for Lady Vengeance) e incluso ha protagonizado otro thriller espectacular (Encontré al diablo).

En definitiva, nos encontramos con una película que marcó un antes y un después no solo dentro del cine coreano, sino dentro del género del thriller; mezclando la investigación con la violencia y volviéndolo todo muy extremo, aunque la violencia sea más implícita que no la de enseñar sangre y vísceras, pero psicológicamente puede que más impactante. A partir de esta película, ha sido algo más habitual el crear thrillers psicológicos extremos de gran calidad y con unas historias muy bien pensadas, incluso superando a este en algunas ocasiones (sobretodo en su parte de violencia).

  • Lo mejor de la película:

El cambio de la cara de Oh Dae-Su obedeciendo a sus distintos sentimientos.
Toda la historia y las vueltas que llega a dar.

  • Lo peor de la película:

Para un blog extremo como el nuestro, podríamos pedir violencia más explícita, aunque así la película ya no sería lo mismo.

  • La curiosidad:

No hemos visto el original, pero esta también es una live action movie.

  • La cita:

“Sea un grano de arena o una piedra, en el agua se hunden igual”.

1 thought on “Oldboy o la definición del thriller coreano

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *