Rape zombie 2 y 3, más sexo y bizarradas

Rape zombie 2 & 3

Empezamos una semana llena de cine bizarro, y queremos hacerlo coincidiendo también con nuestra última reseña del Festival Nits de Cinema Oriental, cómo no, hablando de la Nit Golfa, que nos dejó ver Rape zombie 2 y 3, además de una pequeña sorpresa; y que lo hizo de forma exclusiva, ya que de momento, los que estábamos en ese cine, somos los únicos del país que han podido ver estas películas. Comentaremos las dos partes juntas porque creemos que van bastante unidas y que incluso se podrían haber condensado en una película de dos horas, en vez de hacer dos de una hora; y que cada parte por separado se queda un poco coja.

Para los que hayáis visto la primera parte de este splatter japonés tan loco, debemos haceros un par de avisos: el primero es que no esperéis el mismo nivel en estas secuelas, no se si por originalidad o por descuido, tanto la diversión como la violencia han disminuido mucho (cosa que no ha hecho la parte sexual); el segundo es que no constituyen una secuela directa de los sucesos de su antecesora, sino que sería una visión de cómo ha quedado el mundo después de los sucesos acontecidos, sin mucha historia, sólo algunas cosas que van sucediendo.

Rape zombie 2 & 3
Zombies más bestias

Tal y como terminó la primera parte, el mundo quedaba dividido en tres grupos: el de las chicas que se habían militarizado y luchaban contra los zombies, el de los zombies violadores y el de los otakus que no podían convertirse en zombie. Pues ahora cada grupo tiene un plan y una forma distinta de seguir adelante; las chicas ya empiezan a estar cansadas de estar sin hombres, y mientras alguna científica estudia el fenómeno y como poder acabar con él, las otras se van liando entre ellas para calmar su libido; los otakus tienen a una nueva líder que resulta ser el clon de la protagonista de la primera parte (si lo recordáis era una chica muy mona y pura de corazón que acababa con un cosplay de maid), ella les canta j-pop para tenerlos entretenidos, mientras ellos piensan un plan para utilizar a los zombies y atacar a la guerrilla de chicas para conseguir alimentos, armas, etc. En cuanto hacen efectivo el plan, el cuartel de las chicas se inunda de zombies que quieren violarlas en una gran escena de acción y sexo salvaje, pero ellas tienen alguna arma escondida que esperan que las ayude a combatir a los zombies.

Este es el argumento en conjunto, pero si alguno de vosotros veis las dos partes por separado, ya os avisamos de que la segunda parte es sólo una película pornográfica sobre el cuartel de las chicas, llenando la hora completa con escenas de sexo lésbico para alegrar al personal masculino; en la tercera parte vemos un poco más y mejor la situación del mundo y algunos personajes destacados, pero ésta se basa sobretodo en el ataque de zombies al cuartel; por eso os decíamos antes que mejor verlas como una sola película. Y otra más, deciros que aquí no se acabará la saga, ya que ni siquiera deja terminar la batalla de la tercera parte, cuando uno menos se lo espera, aparece el director de las películas deseando que nos hayan gustado y amenazando de que se dispone a hacer hasta 10 partes (no sabemos si es verdad o sólo un chiste, pero ahí lo deja, y nos quedamos con las ganas).

Rape zombie 2 & 3
Más sexo que nunca

Lo que más nos impresionó de estas dos partes fue sin duda el bajo nivel de creatividad y lo mal que se habían realizado, supongo que intentando aprovechar lo bien que fue la primera y pensando que cualquier cosa podía triunfar, con un guión inexistente y unas películas casi improvisadas a excepción de un par de detalles; con unos decorados interiores cogidos del primer lugar que encontraron y unos exteriores que representan un mundo post-apocalíptico que se hicieron usando tan sólo unas fotografías apañadas en photoshop. Pero todo esto no tiene porque ser malo, ya que las escenas de sexo no sólo son muchas más y más seguidas, sino que también mucho más explícitas, los maquillajes siguen siendo exactamente los mismos, y ahora nos da más motivos que nunca para decir que es una de esas películas terriblemente malas, pero que no puedes dejar de ver, por las chicas, por hacer unas buenas risas con los amigos de sus escenarios, interpretaciones, personajes, etc.

No diremos nada de los actores, ya que no hay nada destacado que decir, muchas japonesas guapas y con ganas de enseñar carne, un montón de frikis y poco más. El director sigue siendo Naoyuki Tomomatsu, como en la primera parte, alguien que se está consolidando dentro de las mayores bizarradas que nos llegan desde Japón.

En definitiva, aunque no llega ni por asomo al nivel de su primera parte, ya podéis prepararos para ver una buena ración de sexo y violencia desatada; una cita imperdonable para todos los fans del cine japonés loco y bizarro.

  • Lo mejor de la película:

Olvidarse de todo y echarse unas risas porque sí.

  • Lo peor de la película:

Tener a Asami en los créditos y que sólo aparezca un minuto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *