Siamese outlaws, los forajidos tailandeses

Siamese outlaws

Hoy os comentamos una película de Tailandia, una de esas muy gamberras, hechas con poco dinero pero dando un resultado muy divertido. Se trata de Forajidos de Siam (Siamese outlaws), un exponente del western asiático más radical y más cercano al western americano en cuanto a su forma, aunque no tanto en cuanto a su contenido. La película tiene una historia muy típica de bandidos del oeste, pero una parte de acción muy típica de películas tailandesas de acción de serie B, así que al final queda un conjunto de lo más dispar.

Siamese outlaws
Unos personajes por lo menos curiosos

La historia empieza con la unión entre dos grupos de bandidos, uno es algo más pacífico y bonachón, roba pero intentando minimizar los daños y preocupándose por la gente del pueblo, éste también está liderado por un chamán con poderes sobrenaturales; el otro grupo es mucho más violento, no le importa a quien se tenga que llevar por delante, roba a quien sea y matando a todos los que se interpongan en su camino sin ninguna piedad. Los dos grupos se alían para un golpe a lo grande en la calle del comercio de joyas de una ciudad, reteniendo a la policía y asaltando a todas las tiendas de la calle, llevándose un botín muy importante, pero con muchas disputas entre ellos, por la manera de actuar de cada uno y por cómo y cuándo dividirán el dinero conseguido. Después de algunos problemas con la policía y de ponerse todos nerviosos, descubren que alguien se ha llevado el dinero, por lo que empezará toda una guerra a tres bandos: los dos grupos de bandidos y la policía, que sólo podrá acabar con casi todo el mundo muerto.

La verdad es que la película tampoco tiene demasiadas complicaciones, sólo trata de poner todos los tiroteos y la violencia que les es posible en el tiempo de que disponen, aquí el argumento es de lo menos importante y en la parte de acción importa más que el resultado sea vistoso e impactante, que no hacerla de la mejor manera o que tenga cierta calidad visual.

Siamese outlaws
Muchos tiros y acción

Con mucha mala leche, sangre de esa falsa, pero echada a chorros desde cada cadáver, muchas explosiones, humo y ruido para incrementar el efecto de los disparos… se nota que el director era un fan de cierto tipo de películas del oeste (el spaghetti western más radical de la última era, dónde todos los argumentos ya estaban inventados y se buscaba impactar al público de otras maneras) y ha querido copiar lo que le ha interesado de ellos, mezclándolo con algunas escenas y situaciones más típicas del cine asiático, como pueden ser la brujería, las peleas  de artes marciales por todo lo alto, el cableado en las escenas de acción (un cableado tan exagerado que hasta parece que nos encontremos delante de una película fantástica), y una escena final totalmente fuera de lugar, que parece una cacería tipo Acorralado, pero toda dentro de un lago, una completa ida de olla.

En definitiva, y sin extendernos más, porque la película tampoco da para más, una película de Serie B que intenta mezclar el western más salvaje con algo de tradición y kungfu asiático, resultando un producto que no creemos que haya triunfado mucho ni entre el público local, pero que aquí lo recomendamos como muchas otras veces a los fans del cine basura que se quieran reír un rato con los colegas.

  •  Lo mejor de la película:

Algún personaje muy gracioso y carismático que daría muy bien en otras películas.

Que en Tailandia se puedan hacer películas como esta sin problemas, y que nos lleguen hasta aquí.

  • Lo peor de la película:

Viniendo de Tailandia, desaprovechar la posibilidad de añadir algunas coreografías potentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *