Terrifying girls High school: Lynch law classroom

terrifying girls

Seguimos con nuestro ciclo de Pinky violence, y ahora nos vamos con algo un poco más alejado de nuestra anterior recomendación, esta vez dejamos atrás el sentido del humor y el gamberrismo extremo para ir a ver colegialas haciendo torturas sexuales y extorsiones por sexo con menores, os estamos hablando de Terrifying girls High school: Lynch law classroom, otra producción de Toei de Japón de los años ’70 con el espíritu que ya os describimos en nuestro especial pinky violence, esta vez mucho más sexual que violento. También es una de las películas integrantes de las Sukeban Series.

terrifying girls
La fuerza de las colegialas

La película trata sobre un instituto que se dedica a tratar de enseñar a todas las delincuentes juveniles como llevar una vida moralmente digna, llegando a ser buenas madres o esposas, se trata de un correccional para chicas regentado por unas estrictas normas de moral. El problema es que algunas de esas chicas tienen el favor de dirección y deben hacer cumplir el orden con sus propios métodos, que incluyen torturas, apropiación de bienes, etc. Una vez se les va de las manos y matan a una alumna; pero la historia empieza después, cuando tres nuevas estudiantes son recogidas de las calles y ingresadas en el instituto; una de ellas resultará ser la jefa de la banda a la que pertenecía la chica que murió y tratará de vengarla descubriendo todo lo que hay detrás del instituto delante de las autoridades. La acción transcurrirá entre peleas de chicas, torturas sexuales, extorsión a los profesores y directores mediante fotos comprometidas de sexo con colegialas, la ayuda de un reportero que sólo quiere llevarse el dinero de la extorsión y la aparición de la líder de otra banda que quiere enfrentarse con la protagonista.

La mayoría del metraje transcurre a un ritmo no demasiado rápido, aunque haya alguna escena más potente, se basa más en los impactos visuales del sexo o de la sangre, que en ofrecer un auténtico entretenimiento al espectador. A veces se muestra hasta un poco psicótica (al igual que sus hermanas italianas de la misma época), usando imágenes intercaladas entre la acción, música paranoica o planos muy cercanos y muy movidos.

terrifying girls
Miki Sugimoto

De nuevo, el espíritu de la película está muy claro, reivindica el poder de las mujeres, en este caso de las colegialas, la necesidad de ir en contra del sistema y de las reglas establecidas que habían dominado el país durante tantos años y el espíritu hippie representado sobretodo por la protagonista.

Sin embargo, en lugar de recurrir a las peleas cuerpo a cuerpo y al sexo indiscriminado, tal como veíamos en Girl boss guerilla, esta vez se usan las escenas de sexo mucho más explícitas y más sensuales, abusando del poder del uniforme de colegiala; también las torturas sexuales se muestran muy sensuales y son el máximo atractivo de la película en una época en que eso casi ni se pensaba. Todas las peleas propiamente dichas son bastante fallidas, resultando las típicas peleas de tironees de pelo, empujones, etc. Incluso la revolución final (que tendría que ser el sumum de la película) se ve bastante falsa.

El director de la cinta es Noribumi Suzuki, director también de Girl boss guerilla o Sex & fury, además de muchas otras películas del mismo género o de pinku eiga; y repite con sus dos musas, de las que ya nos estamos convirtiendo en fans: Miki Sugimoto (cada vez que la vemos nos parece más guapa) y Reiko Ike, las dos máximas representantes del movimiento. El papel que interpretan en esta ocasión ya no es el de chica de acción, si no el de heroína dura y misteriosa, que solo con estar callada y mirar a sus enemigas fijamente ya les infunde terror. Seguimos creyendo que no son unas actrices excelentes, pero merece la pena verlas actuar.

En definitiva, esta es una película de pinky violence algo oscura y lenta, sin una acción trepidante, pero con mucha sensualidad y colegialas sexys; quizás no tan entretenida en cuanto a película, pero si que muy caliente y con un espíritu muy rebelde, que gustará a cualquier hombre.

  • Lo mejor de la película:

Esas torturas eróticas que en esa época debían de ser un completo tabú, algo inimaginable hasta entonces.

  • Lo peor de la película:

Lo mal que nos sentimos los hombres al ver que no servimos para nada y somos tan fácil de engañar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *