The virgin psychics, Sion Sono se pone guarrete

The virgin psychics

La tercera película que vemos este año del gran Sion Sono (y esperamos poder llegar a ver las 5 que ha hecho en 2015 algún día); quizás la que más nos ha gustado a nosotros ha sido The virgen Psychics, no por buena calidad ni por sorprendente, simplemente por ser una comedia sexual (que no erótica ni pornográfica) bastante simple, directa y divertida. La película es en ralidad un live action, del cual el mismo director hizo recientemente una miniserie para televisión de 12 episodios titulada Minna! Esupa Dayo! (tal como el manga y el live action en japonés). Quizás no era necesario hacer tantas versiones y tan parecidas (mismo director, mismo actor… como los OVAs que hacen muchas veces resumiendo una temporada de un anime), pero nosotros agradecemos infinitamente que se haya hecho ya que ha sido la única forma de poder llegar a verlo en un festival como el de Sitges.

The virgin psychics
Mucha japonesa sexy

El argumento nos traslada al típico instituto japonés, más concretamente nos pone en la piel de un joven tímido y con muchas ganas de sexo, con una amiga que más bien se dedica a pegarle y con una princesa de clase de la que está enamorado. Lo bueno empieza el día en el que caen unos extraños rayos en el mismo momento en el que nuestro protagonista está en su casa tocándose; entonces descubre que este fenómeno le ha otorgado el poder de leer las mentes y de que a más gente le ha pasado lo mismo (también por masturbarse a todas horas), adquiriendo distintos poderes: teleportación (pero sin ropa), telequinesis (sólo de objetos eróticos)… En el mismo momento hay una malvada chica que se dedica a propagar la lujuria con su poder, haciendo que todos deseen tener sexo o convirtiéndolos en muñecas hinchables. Dos investigadores (uno de ellos una mujer con grandes atributos) usarán a los vírgenes con poderes porque son los únicos que podrán detener a la malvada.

La película es un despiporre desde el principio hasta el final, con alguna parte central algo más floja, pero en general llena de ritmo, humor e idas de olla constantes; aunque aun no hayamos visto la (cosa que vamos a solucionar), estamos seguros de que el live action ha sido una gran ocasión para ponerle un buen presupuesto y lanzarlo a lo grande por todo el mundo, además de tener que saltarse la mayor parte de las escenas algo más aburridas o con argumento para dejar tan sólo los gags de humor, las partes más sexys y toda la acción; cosa que no nos parece nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que el argumento, aunque extremadamente original, es muy simple, y no tenemos ninguna necesidad de que se nos explique con detalle.

Cuando hablamos de comedia sexy, no nos referimos a algo tipo Sex and zen, con mucho sexo y el humor como trasfondo, sino completamente lo contrario, es una película original y con el único propósito de hacernos reír, pero usando el sexo para la mayoría de sus bromas, con una base típica de japonés reprimido sexualmente, pero con pensamientos muy lascivos, chicas tremendas y sobretodo muchos chistes de masturbación, erecciones mil y levantamientos de falda inesperados; pero en realidad nada de sexo, tan sólo ropa interior y tocamientos por doquier.

The virgin psychics
Imprescindible levantamiento de faldas

Creo que a algunos se les hizo un poco pesada la película por no tener un argumento sólido, no buscar nada en concreto o no ser lo suficientemente extrema o intimista como para haber sido dirigida por Sion Sono, director de Guilty of romance o Cold fish, pero no debemos olvidar que es una película de simple humor absurdo japonés, a las que nosotros ya estamos acostumbrados y con las que nos reímos muchísimo, pero a la que otros no encontrarán la gracia por ningún lado; tampoco de que Sion Sono no solo ha hecho películas extremas o intimistas, también hemos visto películas con argumentos flojos en las que sólo buscaba la complicidad del público para hacerlo reír o disfrutar de la manera más tonta, así como Tokio Tribe o Love and peace, y que nos ha demostrado que puede hacer de todo y, sobretodo, que no podemos esperar nada de él, lo que más le gusta es sorprendernos.

Con Shota Sometani (Tokyo tribe, Parasyte) como protagonista, un joven japonés que ya está metido en cualquier papel de estudiante típico, y un montón de actores menos conocidos para interpretar a los friáis, incluyendo a Elaiza Ikeda (que nos ha encantado) y a la propia mujer del director Megumi Kagurazaka (Cold fish, Guilty of romance), creemos que el reparto ha sido muy acertado y que la película no habría sido lo mismo sin ellos.

En definitiva, una película muy original, pero también muy tonta y falta de argumento, para dejarse llevar y reír mucho, sobretodo si te gusta el humor absurdo japonés y las bromas sexuales. Nosotros nos lo hemos pasado en grande.

  • Lo mejor de la película:

Unos superpoderes muy bien elegidos.

  • Lo peor de la película:

Tanta chica tan guapa desperdiciando su talento para hacer esto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *