Un wuxia chino interesante, Sword master

Sword master

Seguimos con los recientes wuxias que se están realizando en China sobre todo para mercado local, y lo hacemos con la reciente Sword master, que nos ofrece algo un poco diferente saliendo de la pura acción y de los CGI exagerados (aunque también los tiene y 3D como añadido) para centrarse algo más en la historia, tal como se hacía en los wuxia de antaño, con una gran historia romántica, algo de fantasía y mucho afán por el swordplay. Éste en concreto viene producido por Tsui Hark, lo que ya es una señal de buen hacer y aunque tiene alguna deficiencia, consideramos que es algo mejor que muchos de los que se han hecho últimamente.

Sword master
Luchas épicas

Es la historia de los dos mayores maestros de la espada en el mundo del arte marcial; uno de ellos es un renegado sin casa ni nombre, que ya de pequeño se tatuó toda la cara para asustar a sus enemigos y que ha marchado por todo el país derrotando a los grandes maestros de la espada, ahora está buscando al Maestro Tercero, que se supone que es el mayor experto del mundo marcial, pero cuando llega su casa sólo encuentra su tumba, así que se desanima y desiste de su misión, más aun al saber que le queda poco de vida y dejarlo todo para preparar su muerte. En el mismo pueblo al que va a parar, hay un burdel que representa el mayor negocio del pueblo, y allí llega un extranjero aparentemente sin memoria, que no es muy bien tratado y se pone a trabajar en el burdel; al final, hartos de los malos tratos, se escapa junto con un prostituta y deciden tener una vida honrada en el pueblo, pero allí se encontraran con los lacayos del jefazo, con el espadachín que lo está buscando (aunque aún no sepa que él es el Maestro Tercero) y con la princesa que tenía que casarse con él y que también v a buscarlo con todo su ejército; así se liará una muy gorda en el pueblo.

El principio de la película es muy parecido al de otras del mismo estilo, una increíble escena de lucha con mucho cable, mucho CGI, para demostrarnos que será una película de las de acción que tanto gustan; pero en poco tiempo descubrimos que el protagonista ya no tiene rival ni ningún sentido para vivir, y cambiamos completamente de personajes, eligiendo a un nuevo protagonista (que ya sospechamos de quién se trata) y entonces la trama también gira y se convierte en una historia algo más dramática y romántica, sin dejar de ser un wuxia en ningún momento, pero dejando los efectos digitales y tanta espada; y eso nos encanta, porque ya estamos un poco cansados de esas películas chinas en las que lo único que se ve son combates y CGI, sin tener nada en cuenta el sentido de contar una buena historia que enganche. Para acabar, volvemos con nuevos personajes y ejércitos enteros que no habíamos visto, todo para culminar en otra lucha de espadas completamente impresionante. También debemos decir que se ha puesto mucho cariño no sólo en la historia o la acción en sí, sino que la mayoría de escenas son de gran belleza, no espectacular, pero con una imagen muy cuidada en todo momento.

Sword master
Una imagen muy cuidada

Así que tenemos unos cambios de ritmo muy marcados, pero no por eso malos, simplemente no veáis la película buscando la pura acción; quizás se nos hizo un poco larga, y es que aunque tenga historia trabajada, esta no acaba de enganchar del todo, seguramente por su protagonista, que es un poco soso como personaje y como actor, y el realmente carismático queda relegado a un segundo plano, cuando podría protagonizar una gran historia él sólo.

Nos ha encantado sobretodo el tema de que aquí no hay un grupo de buenos que son muy buenos, ni unos malos malísimos, sino que lo que podríamos haber pensado al principio se gira completamente y nadie es lo que parecía (incluso los buenos son los que van de negro y los malos de blanco); y todo el tema de que el mundo marcial esté gobernado por un grupo de maestros de la espada y sea una cosa tan cerrada y estricta cómo podrían serlo los gobiernos actualmente, eso ya lo habíamos visto otras veces, pero es una idea que nos encanta.

Finalmente, sólo contemplar que ésta es una gran producción, y  lo vemos no sólo en los efectos especiales, sino en toda la ambientación, la cantidad de extras o las luchas con tantos especialistas, así que no es una de esas películas que hacen gracia pero dan un poco de pena por no haber podido dar todo lo que querían.

Los protagonistas son Lin Gengxin (Young detective Dee, The taking of tiher mountain) que ya hemos dicho que no nos ha convencido nada como actor, y Peter Ho (KL gangster, Monkey king) que, al contrario, nos ha encantado, aunque también es verdad que tiene un personaje mucho más agradecido. Y el director es Derek Yee (Shinjuku incident, One night in Mongkok) aunque no os suene el nombre es todo un experto en cine de acción.

En definitiva, un wuxia que intenta combinar las historias más dramáticas y románticas del cine algo más clásico, con la diversión, los efectos especiales y la acción a lo grande del último estilo que se lleva en China, quizás falla al no tener fuerza en ninguna de las dos partes, pero se deja ver muy bien.

  • Lo mejor de la película:

El personaje del asesino es genial, divertido y cañero, se merece incluso una serie para él sólo.

  • Lo peor de la película:

Que la historia en sí no acabe de cuajar del todo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *