Chin-Yu-Ki la parodia de viaje al oeste

Chin-Yu-Ki

Ya sabéis lo que nos encanta el humor absurdo japonés, por eso nos habíamos hecho algunas ilusiones viendo el tráiler de Chin-Yu-Ki, una película de humor que parecía mezclar de forma perfecta las aventuras más fantásticas con una buena dosis de humor absurdo y bizarro de ese que no te deja parar de reír. Pero también es verdad que los japoneses son muy extremistas y pueden hacer las cosas con muchísima gracia o sin una pizca de ella, depende de quién las haga (aunque para ellos sigue siendo de infarto). En esta ocasión se ha optado por una nueva versión del clásico Viaje al oeste, pero cambiando algunas cosas para hacerlo mucho más estúpido. Chinyu’ki es en realidad un live action de una especie de manga de esos con unos dibujos malísimos, pero súper graciosos.

Chin-Yu-Ki
Chistes de culos y pedos

Para empezar, la historia no tiene mucho sentido ni mucho desarrollo. Se trata de un par de viejos que recogieron un bebé caído del cielo y decidieron adoptarlo como si fuera su propio hijo, ya que no tenían descendencia; pero la cosa no salió bien y ese niño era la reencarnación del mismo demonio, haciéndoles la vida imposible a sus padres ya a todo el que lo rodeaba. Unos años más tarde, aparece un monje budista que dice que puede deshacerse de cualquier ser demoníaco; después de una lucha salvaje, el monje no puede liquidar al demonio, pero si amansarlo y dejarlo en forma humana; atendiendo a su compromiso, lo lleva con él de viaje para convertirlo en una persona decente y adaptarlo a la sociedad. En su viaje, lo primero que hacen es parar en un pueblo dónde el monje quiere ayudar y curar con sus poderes a toda la gente que lo necesite, pero el demonio se aburre y empieza a liarla por todas partes, primero con cualquiera y más adelante buscando al más fuerte de la región para enfrentarse con él; así se llega a meter en una trama de un tipo poderoso con su propio mini ejército y muchos problemas de la infancia que le han conducido a ser un loco de remate.

Como bien dice la propia película antes de empezar, “esto no es una adaptación de una famosa historia literaria china”, y es que cualquier parecido con Viaje al este es pura fantasía, cogiendo sólo las líneas generales de la trama y deformándolas al máximo hasta convertir la historia en algo completamente diferente y bizarro.

Chin-Yu-Ki
Personajes absurdos

Para los que sigáis interesados, y como hemos contado la historia como si fuera una aventura increíble, os diremos que sí, toda la película se basa tan sólo en el humor absurdo; y no un humor loco y desenfrenado o algo más sexy como hemos visto en toras películas del estilo; si no que la gracia la busca sólo en hacer chistes de pedos, culos, penes… (tal y como dice su subtítulo “The journey to the west with farts); y en unos personajes y unas peleas completamente increíbles, con parodias tanto de los propios personajes de Viaje al este, como de otros de la cultura popular japonesa, como algunos inventados buscando la irracionalidad total, ubicándolos muy fuera de contexto o buscando lo más escandaloso posible; y unas peleas fuera de toda coreografía posible, basadas tan solo en efectos especiales reguleros para crear golpes mágicos y divinos y para mandar a los enemigos fuera de la pantalla de un solo golpe.

A primera vista puede parecer la risa total, pero os aseguramos que al cabo de media hora viendo la película, escuchando siempre los mismos chistes y con las mismas bromas físicas, acaba cansando un poco. Sí que es verdad que si nos llegamos a fijar en algunos pequeños detalles que pueden llegar a pasar desapercibidos, la película se hace mucho más entretenida, como si buscáramos la sutileza del humor de detalle y no la risa básica más grosera (que en verdad es lo que les encanta en Japón).

A todo esto, el director de este disparate es Yudai Yamaguchi (Meatball machine, Yakuza weapon) que, después de unos años muy intensos, ha tenido una época de parón y ha vuelto con esta comedia que tira más de los chistes del manga con algunos efectos especiales añadidos que de la acción tan trepidante de la que había hecho gala en el pasado.

En definitiva, Chin-Yu-Ki debe haber sido un manga muy popular en Japón y a alguien se le ha ocurrido la idea de llevarlo al cine con los mínimos cambios posibles, cosa que a los japoneses les habrá encantado, pero aquí quizás llega a ser un poco excesivo en cuanto a comedia de pedos, culos y penes, que siempre está bien en moderación, pero una película entera de lo mismo…

  • Lo mejor de la película:

Hay algunas aberraciones muy locas que nos han dejado con la boca abierta.

  • Lo peor de la película:

La poca inventiva y que todos los chistes sean exactamente iguales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *