I am a hero, el live action más trepidante

I am a hero

Una de las películas con la que más hemos disfrutado este año en el Festival de Sitges fue sin lugar a dudas I am a hero, el live action del que decían que era un manga de zombies algo distinto a lo que estamos acostumbrados, y tenían razón, ya que se trata de la visión japonesa del apocalipsis zombie, con sus típicos personajes y situaciones absurdas, con mucho humor, pero sin dejar de lado en ningún momento el terror y la acción que merece una película de este tipo. Sólo os diremos que está fue la película más aplaudida del festival y la ganadora por diferencia del premio del público; no habíamos asistido a una sesión así desde el pase de The raid en El retiro hace unos años; además lo disfrutamos como estreno mundial (antes que en el propio Japón).

I am a hero
Todo un antihéroe

El protagonista es el típico joven fracasado y marginado japonés, casi sin vida personal y trabajando como becario de dibujante de cómics; justo cuando su vida ya no puede ir peor: sus compañeros no lo respetan, su novia le ha echado de casa con su única posesión (una escopeta de colección), no encuentra a nadie que congenie con él… empieza en su ciudad el Apocalipsis zombie, y no poco a poco, sino que de una noche para la siguiente mañana, ya toda la ciudad está infectada. Él se da cuenta primero volviendo a ver a su novia y que esta se lo intenta comer, y luego con sus compañeros de trabajo, machacados todos por uno de ellos que aun no se ha infectado. Después de mucho correr y escapar de distintas muertes casi seguras, acaba en un taxi con una colegiala mona, que le gusta y con la que se porta muy bien, pero que también es un poco rarita y, entre los dos buscan un refugio, llegando hasta una villa comercial llena de zombies, pero con algunos refugiados que han encontrado la manera de estar a salvo. Al principio se alegran mucho, pero después ven que sólo los quieren por la escopeta y acaban huyendo de ellos, dejando una brecha en su fortaleza y teniendo que enfrentarse el protagonista sólo contra toda una horda de zombies.

La película tiene tres partes muy marcadas por el cambio de género entre ellas; la introducción es la típica comedia japonesa que abusa de meterse con el carácter introvertido de la mayoría de sus habitantes, y el humor de este tipo seguirá gracias al comportamiento de su protagonista que, se enfrente a la situación que se enfrente, no perderá esta personalidad tan típica; sigue como una película de terror, con la aparición del virus, el descubrimiento de este, primero poco a poco, y después de golpe en una ciudad caótica en la que sólo se puede huir a ciegas para que no te pillen los zombies; y en unas escenas finales, primero de esperanza y algo dramáticas con el grupo de refugiados, pero sobre todo con una escena final de matanza de zombies muy larga y llena de acción, en la que el protagonista se llega a convertir en todo un héroe.

Sin embargo, aunque parezca la típica estructura de película con inicio, nudo y final, es más bien una estructura de cómic bastante marcada, con una introducción muy peliculera, eso sí, pero con una segunda y tercera partes como si fueran dos episodios separados, primero el de la huída hacia lo desconocido, con los dos protagonistas conociéndose y creando una relación mientras matan infectados, y el segundo de encontrar un primer refugio que parece el definitivo, pero que no lo es y del que se tienen que defender, sin tener un final claro de historia, sólo como si acabara un episodio más y la película tuviera que continuar; no sabemos si habrá segunda parte (después del éxito seguro que sí), pero lo que está claro es que no han querido inventar un final cuando el manga no lo tenía y han seguido la estructura del comic tal cual hasta dónde éste se había quedado, sacrificando un cierre de historia real.

I am a hero
Acción sin descanso

Además de una historia muy parecida a las típicas películas de zombies, pero desde otro punto de vista original y nunca visto, debemos decir que todo el rodaje tiene un nivel muy alto y un gran presupuesto invertido, tanto por sus efectos especiales, como por sus escenas de acción bien trabajadas, su buenísima fotografía, banda sonora, etc.

Aquí, el director Shinsuke Sato (The princess blade, Gantz) se ha superado, y aunque ya había hecho live actions y ya había trabajado en películas de gran presupuesto, creemos que esta es la primera en la que consigue un ritmo trepidante sin ni un momento de descanso, sin tener que usar grandes diálogos ni espacios lentos de historia y que incluso así le quede una historia redonda e interesante incluso para los que, como nosotros, no tengan ni idea de qué trata el cómic.

En definitiva, una película divertida, llena de acción sin descanso y, en general, aunque pueda parecer la típica película de zombies de las que ya estamos cansados, le da una vuelta al género para llevarlo al lado más japonés posible.

  • Lo mejor de la película:

Todas las escenas de acción son increíbles, pero para nosotros la de la ciudad llena de zombies es la mejor.

  • Lo peor de la película:

La falta de una historia concisa y sobretodo un final.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *