Storm rider: clash of the evils, la animación que completa la saga

Storm rider: clash of the evils

Después de haber revisado los dos live actions de la serie Fung Wan: The storm riders y The storm warriors y de haber visto dos buenos wuxias de Hong Kong, hoy hemos querido también reseñar su versión animada: Storm rider: Clash of the evils; aunque no queremos que sirva como precedente, porque este es un blog dedicado al cine asiático y no al anime, pero creemos que es un buen complemento para la saga. Aun diciendo que es un anime, no esperéis encontrar aquí el típico anime japonés, sino que es un producto de animación de China, con un director de cine real y todo, así que sus impresiones y características serán algo distintos a lo que estamos acostumbrados todos.

Storm rider: clash of the evils
Nuestros protagonistas animados

La historia nos traslada justo en el final de la película The storm warriors, aunque con alguna pequeña diferencia (y que estamos seguros que el anime transmite con mayor fidelidad la historia del manhua que el live action). Empezamos con la lucha final entre Cloud y Wind contra Conquer, pero aquí Wind ya tiene dentro de sí el poder maligno y justo derrotar a Conquer, siguen luchando entre ellos hasta acabar los dos despeñados por un barranco con diferentes suertes. Cloud pierde el conocimiento, es encontrado por un grupo de jóvenes ladrones y los ayuda en sus fechorías, mientras Wind se deshace momentáneamente de su maldad, piensa que Cloud ha muerto y dedica sus días a hacerle una tumba y recordarlo bebiendo sin parar. Pero hay dos personajes más implicados en la historia que los buscan por otro motivo, uno es el último superviviente de un clan que busca venganza contra todos los integrantes del clan Conquer, y el otro es un malvado que se hace con el poder del clan, ahora que ya no hay líder y que quiere dominar el mundo gracias a la espada de Kylin, aunque antes necesitará el poder de Kylin que hay escondido dentro del cuerpo de Cloud. Los dos hermanos acabarán encontrándose y tendrán que volver a luchar juntos para derrotar al mal que amenaza al mundo.

La película intenta conservar la historia original del comic (no como los live actions, que se tienen que comer muchas partes y subtramas para adaptarse al tiempo de filmación), así que se centra en una historia más o menos corta dentro de la trama principal, que por sí sola podría resultar no muy interesante, pero una vez la ves como acompañamiento de The strom riders, se define como una secuela perfecta y que da pie a muchas más continuaciones o una serie completa (de hecho ya se hizo también una serie sobre este cómic, realizada en Taiwan, pero fiel a la película original, incluso incluyendo a Sonny Chiba en el mismo papel); podríamos decir que ésta es la verdadera continuación de la película original, y no tanto Storm warriors, que se aleja algo más del concepto.

Storm rider: clash of the evils
Una historia mucho más tranquila

De nuevo, aquí se busca una gran espectacularidad en las luchas y una buena combinación entre artes marciales, magia y espadas, pero la historia es algo más simple y quizás juvenil, introduciendo nuevos personajes más simpáticos, otras tramas más reguleras y unos malos con pinta de guaperas. Pero no os esperéis encontraros el típico anime, ya que, al estar hecho en China, las cosa cambia un poco, y aunque los dibujos en sí tienen la misma calidad, no la tiene toda la animación, ni los movimientos o los planos de la película, ni siquiera tiene el colorido típico del anime, convirtiéndose en algo más apagado de lo normal.

Pero la película en sí, si miramos la historia y cómo está contada, posee bastante atractivo, y nos sirve perfectamente no sólo como puro entretenimiento, sino también como nexo entre las dos películas, presentándonos nuevos personajes (como Nameless), jugando con algunos personajes del pasado (como el Mud Buddha) y haciéndonos ver motivaciones y esperanzas de los personajes principales que en las películas no hay tiempo de contar. Todo dirigido por un grande del cine de acción de Hong Kong como es Dante Lam (The viral factor, Unbeatable) que no estamos seguros de la mano que ha podido meter en un mundo controlado por dibujantes y animadores, pero que seguro que ha hecho más de lo que nos imaginamos por la película.

En definitiva, no esperéis el típico anime japonés llenos de color, movimientos espectaculares y personajes ultra carismáticos, pero en esta película de animación China, tenemos un complemento perfecto para los live actions y para conocer a sus personajes principales.

  • Lo mejor de la película:

Poder ver algunas escenas que en imagen real serían imposibles.

  • Lo peor de la película:

Quizás la animación de los personajes la alejan mucho de la realidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *