The vanished murderer, vuelve el Sherlock chino

The vanished murderer

Hemos encontrado una película nueva de la que no teníamos noticias, ni siquiera antes de verla sabíamos muy bien de lo qué trataba; pero nos convenció un thriller llamado The vanished murderer, un caso de investigación policial con en un escenario de la China de los años ’30. Ya al empezar a verla, tuvimos cierto deja vú o nos dio un aire familiar, y es que se trata nada más y nada menos de otro thriler que nos gustó mucho en su época: The bullet vanishes; sin nada que ver en los casos, pero con el mismo protagonista, una ambientación muy similar y un estilo casi idéntico. Es una coproducción entre China y Hong Kong, de la cual tiene una historia basada en China, en su historia y en su política, pero una manera de hacer cine muy de Hong Kong, juntando diversos géneros y estilos en uno.

The vanished murderer
Unos planos muy bien buscados

La historia empieza con una mujer que consigue escapar de una cárcel de máxima seguridad, un inspector que ya la conocía y tiene por misión encontrarla y descubrir que pretende y una chica que se suponía que era la esposa concertada del inspector, pero éste no quiso casarse con ella, ahora lo sigue a todas partes, por lo que él la acepta cómo ayudante. La investigación los lleva a todos a una ciudad dominada por una familia de gente de mucho dinero y poder, que debido a la crisis mundial de finales de los años ’20, se está aprovechando para enriquecerse a base de explotar y especular con la clase obrera. La presa fugada quiere vengarse de ésta familia, pero en cuanto todo parezca aclarado, empezarán a suceder una serie de suicidios de los obreros, que más bien serán unos asesinatos encubiertos, pero ¿por quién? y ¿con que pretensiones? Todo parecerá muy claro, pero poco a poco se irán desvelando los motivos ocultos de cada uno y el inspector deberá hacer que confiesen y se rindan.

El argumento puede ser bastante similar a su primera parte, con sus claras diferencias y sorprendente a la vez, pero con una estructura detectivesca muy similar; también debemos decir que no se trata de un caso de investigación muy dura, en la que nos costará saber que ésta pasando hasta el final, sino que es una película más bien comercial para el puro entretenimiento del público y aquí la trama no es lo más importante, sino que hay otras cualidades mucho mejores en las que uno se fija inmediatamente.

The vanished murderer
Una ambientación increíble

Con unos protagonistas muy carismáticos (de hecho el personaje principal ya estaba creado) pero tanto la chica, como el policía que los acompaña, el profesor de universidad, algunos alumnos destacados, el ejército personal del villano… aunque la mayoría de ellos tengan unos papeles muy pequeños, en los que si no aparecieran, la película funcionaría igual, se ha buscado darle una personalidad y un estilo propio a todos y así tener algo muy completo y creíble.

También la ambientación es espectacular, todo con tonos muy grises y apagados (que no oscuros), para destacar el ambiente industrial y opresivo de la época, bastante similar a la primera parte de la saga; y sobretodo con unos decorados muy bien detallados y variados, todo hecho de la manera tradicional, aquí no hay paisajes digitales. Muy ayudado por una banda sonora de lujo, en todo momento, pero sobre todo con un tema principal silbado que nos transporta con los ojos cerrados a esa época y que sirve para todo tipo de escenas.

Y no podemos olvidar esa mezcla de géneros tan típica de las buenas producciones de Hong Kong, en este caso, lo que más prima es la investigación, un caso abierto y un inspector muy avispado que no se le escapa ni una, demostrando una gran inteligencia, pero con unas muy buenas escenas de acción (la del hospital es de quitarse el sombrero), mucha tensión en algunos momentos, aunque sea más o menos predecible, con algunas sorpresas inesperadas, con mucho humor en los momentos que lo requiere (lo que hace la película muy amena), y también con su parte sentimental.

Como en su primera parte, el protagonista es Lau Ching-Wan (Overheard, Life without principle) una de esas caras de Hong Kong difíciles de olvidar, que siempre nos deleita con su actuación; con secundarios de lujo como Gordon Lam (Election, Exiled), Li Xiaolu o Jiang Yiyan.

Dirigido magistralmente de nuevo por Law Chi-Leung, de quien sólo hemos visto esta saga, pero ya con esto nos tiene conquistados.

En definitiva, una muy buena película de detectives de los años ’30, con ingredientes de todo tipo: investigación, acción, humor, drama, política… capaz de entretener a cualquier tipo de público, sobretodo si os gustó The bullet vanishes, no os podéis perder ésta.

  • Lo mejor de la película:

Lau Ching-Wan, como siempre, está imparable

  • Lo peor de la película:

Porque esta obsesión con “vanish” en los títulos? Quizás en chino sea algún juego de palabras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *