Yakuzas vs zombies en Z island

Deadman inferno

Como cada año, en el Festival Nits de Cinema Oriental de Vic tenemos todo tipo de cine, por supuesto, incluyendo también el terror en una noche especial para ello; siendo este año, además, Japón el país invitado, no podía faltar una comedia de terror japonesa de esas tan típicas. La elegida fue Z island (o Deadman inferno), una película en la que se intentan mezclar tramas típicas de cine de yakuza con una historia típica de zombies. Al final no resulta ser un splatter como imaginábamos, pero aunque no sea muy extrema, sí que es bastante entretenida y algo divertida, además de contar con una producción más que decente para este tipo de cine.

Deadman inferno
Unos personajes de risa

La historia empieza con un ajuste de cuentas entre bandas yakuza rivales, en una emboscada cae toda la banda de nuestro protagonista, salvándose sólo tres personas, que van directos a la cárcel. Y después de esto ya nos trasladamos unos años adelante, en el momento de salir de la cárcel, cuando deciden dejar la mafia e intentar tener una vida algo más respetable; el líder incluso quiere ir a buscar a su hija y dedicar su vida a cuidarla. Pero en la isla dónde vive la hija (toda una colegiala), hay algún problema y un loco intenta inventar una nueva droga súper fuerte para venderla y hacerse rico; al probarla, ésta no hace el efecto deseado y convierte a su tomador en zombi. Así empieza un apocalipsis concentrado en esa isla, dónde los zombies irán creciendo, los tres yakuzas irán en busca de la colegiala, la banda rival intentará cazar a los protagonistas, pero acabarán juntándose en contra de la amenaza de infectados, e incluso aparecerán algunos personajes autóctonos de la isla que podrán ser de gran utilidad en ese momento de desesperación.

La película empieza de forma más o menos seria, como si fuera una peli no muy buena de yakuzas, pero si bastante violenta y llena de disparos cruzados, lo que sería una secuencia de acción fulminante; pero en cuanto se acaba todo lo que se consideraría como introducción, no es que tengamos un humor increíble, pero sí que empezamos a ver algunos personajes con  bastante gracia, empezando por las colegialas karatekas, capaces de derrotar incluso a los mafiosos, y continuando, por ejemplo, con distintos estereotipos de yakuzas cada uno más loco que el anterior: unos salidos, otros muy violentos, otros pasotas… y así nos damos cuenta de todo el rumbo que tomarán los acontecimientos.

La verdad es que el punto más fuerte de la película no es el horror ni el humor, aunque la película se defina con estos dos términos, si no que lo mejor es sin duda al acción, toda la lucha de zombies contra yakuzas, usando tanto armas de fuego, como artes marciales, katanas… con un estilo bastante acertado. De terror no aparece ni un pelo en la pantalla, el nombre es sólo por el hecho de ser una peli de zombies, aunque en realidad ni eso, ya que son infectados que corren, luchan, etc. más como si tuvieran la rabia que como muertos vivientes. Y las bromas son algo tontas e infantiles, muy al estilo japonés, basándose en bromas físicas y diálogos estúpidos y muy recurridos ya.

Deadman inferno
Las colegialas karatekas desaprovechadas

Sin embargo, no es nada mala película, bastante superior a otras que hemos visto del mismo género ¿Por qué? Pues básicamente por tener una duración bastante reducida y llenar todo y cada uno de los minutos con acción o diversión, logrando no decaer ni un momento en el ritmo (no como otras películas similares que tienen un principio y un final a lo grande, pero en la pare central se quedan sin nada de atractivo); así, usando tanto las luchas, como las tonterías que siempre acaban haciendo gracia, además de con unos escenarios exteriores que no dejan ver la cutrez de buscar interiores y quedar demasiado falsos, una sangre de CGI y algún otro efecto bastante resultones… pues tenemos una película que consigue no aburrir ni un momento.

El director es Hiroshi Shinagawa, aquí no lo hemos conocido más que por aparecer en Gril’s blood, pero en Japón ya tiene una reputación ganada con las películas humorísticas que ha dirigido (Drop, One third).

Como actores, destacamos Sho Aikawa (Dead or alive, Zebraman) como protagonista y con un buen trabajo y Mayka Yamamoto (Assassination classroom) como colegiala, aunque muy desaprovechada.

En definitiva, una película bastante decente para su género, que suele ser de bajo presupuesto y acción regulera; en esta ocasión no se ha conseguido un splatter a lo Noboru Iguchi, pero sí una película de acción decente, con un buen ritmo y algo divertida.

  • Lo mejor de la película:

Los personajes de las colegialas karatekas.

  • Lo peor de la película:

Que sean tan sumamente secundarias y estén tan desaprovechadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *