El deporte más extremo es Deadball

Hoy os traemos la más reciente (y la última, a no ser que cambie la cosa) de las pocas películas producida por el sello Sushi Typhoon; una que no llegó a estar en el festival de Sitges, y sólo por eso, muchos no la conocerán.Mezclando el gore habitual con un deporte como el baseball Deadball es todo un típico splatter japonés dirigida y protagonizada por algunos de los nombres ya míticos del género, Yudai Yamaguchi en la dirección y Tak Sakaguchi en el papel principal, una pareja que se llevan muy bien si tenemos que juzgar por los trabajos que ha hecho juntos.

Como siempre, la trama es lo de menos en estas películas, pero algo sí que tiene; trata de un niño al que le gusta mucho jugar al baseball hasta que con uno de sus tiros más potentes, mata a su padre con el que estaba practicando; se arrepiente de ello toda la vida y por eso decide no volver a jugar nunca más a baseball. Ya de mayor, es encarcelado por matar a un violador, pero no va a una cárcel normal, sino que lo llevan a una dirigida por nazis y en la que, por lo que parece, el campeonato de baseball es lo más importante. La jefa lo convence para que entre en el equipo usando la muerte del hermano del protagonista para ello; así que junta un equipo de presos y se preparan para el primer partido. La sorpresa llega cuando el partido se celebra en medio de la montaña y sus contrincantes son unas guerreras que lo único que hacen es matarlos uno a uno usando artilugios y trampas, así que al protagonista se le ocurre un plan para escapar del partido y acabar con los jefazos nazis, pero este no funcionará debido a un adversario especial que han preparado para él.

Deadball
Humor bizarro a tutiplen

Aunque la película empiece con una escena brutal, del tiro especial de pelota y como le revienta la cabeza al padre, en poco rato se hace bastante más monótona y aburrida, intentando meternos una trama y buscando los protagonistas, la vida en la cárcel, etc. Que aunque vaya introduciendo bromas en todo momento, no consiguen darle nada de ritmo al global. Esto es así hasta que empieza el partido, ya en la segunda mitad del metraje, que logra ganar algo de interés dándole algo de acción, mucha sangre y un poco de humor; pero digo yo, que si lo que querían era hacer una película de baseball con sangre, podían haber hecho simplemente esto, y no liarse intentando darle un significado; el público que ve estas cosas lo habría agradecido.

Técnicamente la película es bastante floja, y no solo por falta de presupuesto, sino que toda la sangre y los efectos especiales hechos con un CGI que no encaja con la imagen real de ninguna manera, hacen que esta pierda mucho, juntándolo con que la mayoría de bromas son sacadas de los dibujos de Tex Avery y al no tener un estilo particular (el protagonista parece sacado de un western, los nazis son ridículos y la mayoría de personajes parecen gays), nos hace pensar que esta no ha sido una película hecha con ganas e intentando hacerla bien, sino que, partiendo de una buena idea, se ha hecho lo que se pensaba que podía triunfar con el público festivalero y más gore.

También hemos encontrado que se hace demasiado larga, con sus casi dos horas de duración, y con unas escenas interminables llenas de cámaras lentas y pausas, en una película de acción dónde debería ser lo contrario; hacer la misma película yendo directo al grano, sin tonterías que no le interesan a nadie y con escenas rápidas y trepidantes, seguro que se acabaría a la hora y cuatro.

Deadball
Lo mejor, el equipo femenino

Como ya hemos dicho, por eso, tenemos a un director consagrado dentro del género con obras como Battlefield baseball o Meatball machine  y a un actor experto en películas de acción como Aragami o Azumi, Incluso Yudai Yamaguchi y Tak Sakaguchi han colaborado en otras ocasiones con buenos resultados (Versus, Yakuza weapon), así que no sabemos que habrá pasado aquí.

En definitiva, que no hemos podido disfrutar ni de una película llena de acción ni de un gore como el que estamos acostumbrados, esperábamos mucho más de ella siendo de la sushi Typhoon y con estos dos nombres, al final se arregla, pero el principio es bastante aburrido.

  • Lo mejor de la película:

Supongo que habiendo bebido mucho o tomando otras sustancias, se disfruta como nunca.

  • Lo peor de la película:

Que se abuse así de los efectos digitales cuando se puede hacer artesanalmente y tener mejores resultados.

2 thoughts on “El deporte más extremo es Deadball

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *